Llega la sicosis tras balacera en Ocotlán

México
|

Rumores apócrifos de persecuciones y nuevos enfrentamientos abonaron a la paranoia que derivó ayer en la suspensión de clases y el cierre de negocios

La vigilancia en Ocotlán fue reforzada ayer, luego de que el jueves por la noche se registrara un tiroteo que dejó 11 muertos. Foto: A.Reforma.

Luego de la “tormenta”... llega la psicosis.
Rumores falsos de persecuciones y nuevos enfrentamientos en Ocotlán abonaron a la paranoia que derivó ayer en suspensión de clases y cierre de negocios en el Municipio.
Esto fue parte de la secuela que dejó el enfrentamiento del jueves entre elementos de la Gendarmería Nacional y un grupo armado, registrado en la Colonia San Juan.
Según la Policía Federal, siete unidades de la Gendarmería realizaban patrullaje cuando, desde un vehículo blanco estacionado, un hombre con arma larga disparó contra los uniformados, por lo que éstos repelieron la agresión.
Otros sujetos armados, a bordo de al menos 10 vehículos, también dispararon contra los federales con armas de grueso calibre y desde distintas direcciones.
Esto desató un tiroteó que se prolongó durante casi una hora.
Ayer el pánico se mantenía entre los habitantes. En una plaza comercial de la Avenida Universidad, el personal cerró momentáneamente la puertas ante versiones de que se estaban llevando a colonos.
Se comprobó que era falso y reanudaron labores, aunque dueños de unos 11 locales prefirieron cerrar y retirarse.
En el Centro Universitario de la Ciénega y la Escuela Secundaria Técnica Número 42, los directivos suspendieron clases alrededor de la 14:00 horas, ante rumores de más enfrentamientos.
Por la tarde, autoridades recibieron constantes llamadas para verificar nuevos conflictos y las redes sociales abonaron a la propagación de informes falsos sobre operativos.
Luis Carlos Nájera, Fiscal del Estado, indicó que por el enfrentamiento fallecieron 11 personas, de las cuales cinco eran de la Gendarmería, el resto -cinco hombres y una mujer- eran civiles.
Sostuvo que cuatro de éstos últimos serían inocentes. En contraparte, la Policía Federal reportó 10 muertos, tres de ellos presuntos sicarios.
“La gente común puede salir a las calles, puede hacer su vida normal, el riesgo es este, que se encuentren en medio de un enfrentamiento y pues pierdan la vida, como hoy lo pierden cuatro gentes inocentes”, expresó Nájera.