Estrategias y tecnologías comprimen al sistema bancario

Negocios
|

El avance de la banca en línea y las nuevas estrategias de mercado de los bancos han llevado al cierre de cientos de sucursales a lo largo del país.

Los 45 bancos comerciales que operan en el país cerraron 553 sucursales durante la primera mitad de este año y abrieron sólo 88. Foto: EL UNIVERSAL.

Los bancos en México están retirando la mayor cantidad de sucursales en la historia, con el fin de privilegiar estrategias de mercado, de acuerdo con los propios banqueros y agencias calificadoras.
Los 45 bancos comerciales que operan en el país cerraron 553 sucursales durante la primera mitad de este año y abrieron sólo 88, lo que dio un saldo de 465 unidades menos, el más bajo para cualquier semestre desde que hay datos a partir de 2009.
La última vez que los bancos cerraron una cantidad tan significativa de sucursales fue en el primer semestre de 2009, en plena crisis económica mundial, cuando retiraron mil 188 sucursales, pero al mismo tiempo abrieron 827, lo que dejó un saldo negativo de 361 unidades.
Así, la cantidad total de sucursales bancarias en México quedó en 12 mil 233 a junio de 2015, la menor de tres años, desde agosto de 2012, según cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).
El banco con más unidades es Azteca, con mil 834, seguido muy de cerca por BBVA Bancomer, con mil 821, mientras que en tercer lugar se ubica Banamex, con mil 494. Entre estas tres instituciones concentran 42% del total de sucursales a junio del presente año.
Fue justamente Azteca el banco que cerró el mayor número de sucursales en el primer semestre del año, con 370 unidades menos. Monex le siguió al quedarse con una unidad, tras terminar con 102 al inicio de 2015.
El tercer y cuarto bancos que cerraron más sucursales fueron Banorte y Banamex, con 85 y 45 unidades menos, respectivamente.
Al respecto, Alberto Gómez Alcalá, director corporativo de relaciones institucionales, estudios económicos y comunicación de Banamex, aseguró que la apertura o cierre de este tipo de establecimientos es resultado de las exigencias y necesidades de sus clientes.
“Es algo común, pues se trata de estrategias de mercado o en otros casos se busca ampliar la sucursal. Son diferentes comportamientos que obedecen a la conducta de los clientes”, dijo el directivo de Banamex, quien también funge como presidente ejecutivo de la Asociación de Bancos de México (ABM).
Según Gómez Alcalá, el número de sucursales de Banamex se ha mantenido estable en términos generales, y prevé que haya un crecimiento en el futuro. Negó, en ese mismo sentido, que la reestructura ordenada por Citigroup a Banamex en 2014, ante el caso de Oceanografía, esté influyendo en el cierre de sucursales.
Dijo que Banamex replantea su estrategia de inclusión financiera en México, al valerse de herramientas tecnológicas, en las que no se tiene que operar una sucursal bancaria.
En ese sentido, cálculos de Banamex arrojan que hoy en día solamente 23% de los usuarios bancarios ya emplea servicios de banca digital y se espera que sea en dos años cuando se llegue a 40% de los clientes de algún servicio financiero que privilegien la oferta electrónica a asistir a una sucursal. En ese tenor, el uso de la banca móvil con dispositivos portátiles es inferior, ya que solamente 10% de la población tiene esta posibilidad y está bancarizado realiza transacciones desde su teléfono o tableta. Así, se apuesta que en el mediano plazo uno de cada 6 usuarios de la banca opere con medios móviles.
En tanto, la opción de aumentar la inclusión financiera y servicios de la banca representa ahorros para la banca. Se estima que para el arranque de una sucursal deben invertirse de 2 a 3 millones de pesos y a partir de ahí considerar rentas mensuales y gastos en seguridad.
Sin embargo, aún la infraestructura bancaria en México es insuficiente. Según la firma Financial Access, México cuenta con un promedio de 15 de sucursales promedio por cada 100 mil habitantes, cifra muy similar a Chile y Singapur, pero se encuentra por debajo de Canadá, país que alcanza hasta 26 sucursales por cada 100 mil habitantes.
Sobre esto, el investigador de la Fundación de Estudios Financieros (FUNDEF) y del ITAM Jorge Sánchez, dijo que si bien el crecimiento de la infraestructura bancaria en México “ha sido impresionante desde 1997”, falta que mejore la calidad de los servicios, pero consideró que esto se presentará en el momento de un mejor desarrollo económico en el país.
- Afecta bajo interés a utilidades
Para Alejandro García, director senior de América Latina para instituciones financieras de Fitch Ratings, la disminución en el número de sucursales obedece a factores de índole tanto coyuntural, como estructural.
En su opinión, la situación se debe, en parte, a las estrategias que están siguiendo la mayoría de los bancos para mantener o mejorar sus niveles de eficiencia, ante un entorno menos benigno para la generación de ingresos.
Entre los elementos que han propiciado dicho ambiente, García destacó la limitada demanda crediticia en México en línea con el bajo dinamismo económico, así como la reducción de los márgenes de interés, que aún son la fuente más importante de ingresos para los bancos, y que se han visto afectados por las bajas tasas de interés de referencia en los últimos 5 o 6 años.
Por ello, dijo que es relevante contener los gastos operativos como estrategia para mantener niveles de eficiencia, lo que se complementa con el desarrollo fuentes de ingresos alternativas y contención de otros gastos.
Más cuentas móviles.
La cantidad de cuentas bancarias móviles en México se han estado duplicando en los últimos años, y el pasado no fue la excepción.
De acuerdo con cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), los contratos que tienen asociado el servicio de banca móvil pasaron de 2.70 millones en diciembre de 2013, a 5.09 millones al cierre del año pasado.
Así, los contratos que usan la banca móvil por cada 10 mil adultos se incrementaron de 318.4 a 590.3 durante ese lapso. Más aún, estos puntos de acceso al cierre de 2011 sumaban 247 mil contratos y al termino de 2014 5.09 millones.
“Aunque el nivel de crecimiento ha sido significativo, aún hay la necesidad de seguir impulsando este tipo de productos, ya que está debajo de su potencial”, plasmó el último reporte de inclusión financiera de la CNBV.