Absuelve Corte a Sergio Aguayo de pagar $10 millones a Moreira por daño moral

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ordenó cancelar la condena contra Sergio Aguayo que establecía un pago de $10 millones a Humberto Moreira.

Por: Agencia Reforma

El exgobernador Humberto Moreira demandó a Sergio Aguayo por daño moral por decirle que había "hedor corrupto" cuando fue detenido en España. Foto: reforma.com

El exgobernador Humberto Moreira demandó a Sergio Aguayo por daño moral por decirle que había "hedor corrupto" cuando fue detenido en España. Foto: reforma.com

Ciudad de México.- El investigador y articulista Sergio Aguayo informó que tras seis años, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SJCN) canceló una condena que le ordenaba pagarle 10 millones de pesos al exgobernador de Coahuila Humberto Moreira por daño moral.

Aguayo señaló que se encontraba contento por que ya no pagaría, pero más porque la Corte falló en favor de la libertad de expresión y de la investigación periodística.

"Agradezco mucho el apoyo que recibí durante este tiempo de todas y todos ustedes", indicó en Twitter.

¿Demasiados anuncios?

Disminuir publicidad

Absuelve Corte a Aguayo de pagar $10 millones a Moreira 

La Suprema Corte de Justicia ordenó hoy cancelar la condena de pago de diez millones de pesos por daño moral, impuesta al investigador y articulista Sergio Aguayo Quezada, por una demanda civil de Humberto Moreira Valdés, ex Gobernador de Coahuila.

Por unanimidad, la Primera Sala de la Corte aprobó hoy un proyecto de la Ministra Margarita Ríos-Farjat, que absuelve a Aguayo Quezada y ordena anular la condena en su contra, dictada en octubre de 2019 por la Sexta Sala Civil del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Ciudad de México.

La Corte atrajo el amparo directo de Aguayo en julio de 2020 por considerar que el caso era útil para fijar precedentes en materia de libre expresión.

La sentencia aprobada hoy establece que las opiniones de Aguayo están protegidas por la Constitución, ya que se refirieron a un servidor público y partieron de ciertos hechos suficientemente documentados y verificables.

"A juicio de esta Primera Sala, el discurso que en el caso dio pie a la acción de reparación por daño moral derivado del supuesto abuso de la libertad de expresión es un discurso preponderantemente de opinión que se fundamenta en una base fáctica que, sin llegar a someterse a un límite de veracidad tan rígido como el que se aplica a divulgaciones de información meramente noticiosa, supera satisfactoriamente el estándar de sustento fáctico suficiente", explica el fallo.

"Esta Primera Sala concluye que ninguna de las opiniones y ninguno de los calificativos expresados por el señor Aguayo, los cuales quedaron identificados en la primera parte de esta sección, están formulados sin fundamento; sino que, más bien, se plantean en forma de proposiciones, derivadas de hechos públicos y verificados, con las que se puede estar o no de acuerdo, pero que fomentan la discusión y la formación de opinión de la audiencia", agrega.

También reitera el criterio de la Corte en el sentido de que no se puede exigir a los periodistas que sólo difundan hechos reflejados en sentencias judiciales inapelables, pues ello "equivaldría a la aniquilación del periodismo de investigación".

Moreira demandó a Aguayo por un artículo publicado en REFORMA en 2016 en el que afirmó que el ex Gobernador -entonces detenido en España- destilaba un "hedor corrupto".

A fin de cuentas, Moreira nunca fue acusado por algún delito y, como resultado de su demanda, Aguayo tuvo que exhibir a un juez local una garantía de 450 mil pesos para evitar un embargo que buscaba ejecutar la condena por diez millones.

Una vez cancelada la condena y cerrado el juicio, Moreira también tendrá que pagar a Aguayo costas judiciales, que se calcularán en una etapa posterior.

Cabe mencionar que, el pasado 15 de febrero, Aguayo fue notificado de una nueva demanda de Moreira, ahora por un libro que publicó en 2020 y una entrevista en un podcast de REFORMA en julio de 2021.

HLL

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?