Buscar

La vida a través de la lente

Los trabajos del fotógrafo y arqueólogo Federico Vargas Somoza se publican en revistas como México Desconocido, Mexicanísimo y Qué hacer y quehacer Mi

Escrito en Noticias el

En cuanto se entra a la oficina de Federico Vargas Somoza, arqueólogo y actual director del Museo de Irapuato, se sabe que una de sus grandes pasiones es la fotografía, por las 19 cámaras que adornan su pared.
A parte de eso, de su collar cuelga una pequeña cámara fotográfica y, a sus espaldas, se ven los libros donde tiene publicadas las imágenes que en el camino va tomando, y aunque no se define como fotógrafo, la calidad de su material habla por sí solo.
Federico Vargas Somoza tiene 52 años, nació en Irapuato el 24 de mayo de 1960, el hijo de en medio de tres hermanas y un hermano varón, que inició sus pininos en la fotografía gracias a su padre, a quien le gustaba mucho tomarle fotos a Federico y sus hermanos.

AM: ¿Cómo se recuerda Federico Vargas a los 8 años?
FVS: Fui un niño más bien tímido, muy callado, travieso como cualquier niño pero era más reservado, la primera vez que agarré una cámara ya tenía como 20 años, no me llamaba la atención antes, pero sí me gustaba mucho jugar a los vaqueros, era lo que más me gustaba. La foto fue después.

AM: ¿Cómo fue su primer contacto con las cámaras fotográficas?
FVS: Compré mi primera cámara a los 21 años, pero me duró como 6 meses porque vivía en Guadalajara y me la robaron, justo a la semana o un poquito se devaluó el peso y ya no pude, hasta que entré a la carrera de Arqueología, cuando mi papá me presto una cámara.

AM: ¿Cómo fue que decidió estudiar Arqueología?
FVS: Estudié en la Escuela Nacional de Arqueología e Historia, mi vida escolar nunca fue muy interesante, no era buen estudiante, pero cuando terminé la preparatoria, aplique en la UG y no pasé, tuve un receso de 6 meses y me fui con mi hermana en Cancún, allá conocí las zonas arqueológicas, y me llamó mucho la atención. Mis papás no querían, estudié medio año de Medicina, no me gustó y me quedé en Guadalajara en la escuela, mis papás tuvieron que aceptarlo.

AM: ¿Qué es lo que más le gustó de la Antropología?
FVS: Me encantaban las prácticas de campo, y ahí fue donde reforcé el gusto por la fotografía, porque cada que llegabas a un lugar lo tenías que documentar con fotografías, después comencé a leer, porque nunca estudié fotografía e inicié con la fotografía, me fue apasionando mucho.
AM: ¿Por qué dejó la Antropología?
FVS: La dejé porque tuve un accidente, me voltee en un JEEP en 1988, en Baja California Sur, me fui a un barranco de 10 metros aproximadamente, no me acuerdo porque me desmayé y desperté en una ambulancia, tuve fractura en columna y pelvis. Estuve 2 meses en el hospital, y me regresé a Irapuato a los 28 años y me quedé aquí.
AM: ¿Qué siguió después de los accidentes y la rehabilitación?
FVS: Estuve 4 años con una universidad en Búfalo, Nueva York, fue lo último que hice de Arqueología en serio, quedé aparentemente bien pero había cosas que no podía hacer, entonces comencé a hacer fotografía, aunque nunca me he dedicado plenamente a la foto. Aunque hago fotografía para revistas.

AM: ¿En qué revistas lo han publicado?
FVS: Siempre veía la revista México Desconocido, me gusta mucho y pensé que quería trabajar en ella, hasta que un día decidí y agarré una revista, me fui al directorio y les escribí a máquina una carta, para decirles que me gustaría trabajar con ellos, tiempo después me contestaron que sí estaban interesados. Fue la primera revista donde publiqué.
Las primeras fotos que mandé fueron de las fresas, porque tengo unos familiares que a eso se dedican, a la siembra de fresas, y fui a México, eso fue en 1994 y, después de todo este tiempo, sigo con ellos.

AM: ¿Tiene más colaboraciones?
FVS: Ahora colaboro con una revista que se llama Qué hacer y quehacer Michoacán, que es una editorial en Zamora, una edición bimestral, tengo con ellos dos años colaborando, y al mismo tiempo que entré con México Desconocido comencé a trabajar con El Centauro, en México, hasta que desapareció.
También tengo fotografías en algunos libros, en editoriales Mexicanisímo, Haciendas de Guanajuato, que todas las imágenes son mías, y con el INAH.

AM: ¿Cuál es el estado que más le gusta?
FVS: Todos me gustan, pero a donde más voy es a Michoacán, y sigo yendo, no me da miedo todavía ir por allá, no me ha pasado nada, para Semana Santa anduve por allá, no es mi favorito pero es a donde más viajo, sobre todo por la revista donde estoy trabajando.

AM: ¿Qué reto representa ser director del Museo de la Ciudad?
FVS: Es un reto grande, es cumplir con las expectativas que tiene el alcalde, Sixto Zetina Soto, una de las metas es que se conozca, porque a pesar de que ya va a cumplir sus 25 años de inaugurado, todavía hay gente que no lo ubica, otro de los retos es tener más actividades, para poder hacer que se note el museo, puede parecer algo sencillo pero es complicado, porque hay que gustarle a la gente.

AM: ¿Qué viene ahora para Federico Vargas?
FVS: A mí me gusta mucho la fotografía que hago y es lo que me gustaría hacer, seguir colaborando con las revistas, editoriales, dando clases también en Casa de la Cultura, también he dado en otros municipios, eso es lo que me gustaría seguir haciendo.

Escrito en Noticias el

Las 8AM

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am