Buscar

Enterraron en León a quien pensaron era su familiar, ahora saben que Leonardo Daniel fue sepultado en Jalisco

Buscan familias de jóvenes migrantes intercambiar restos lo antes posible.

Escrito en Noticias el
Enterraron en León a quien pensaron era su familiar, ahora saben que Leonardo Daniel fue sepultado en Jalisco

En el lote siete de la fosa 11 del panteón municipal de Arandas, Jalisco, descansa el cuerpo del joven leonés Leonardo Daniel Macías Salgado, quien falleció en Texas y fue cambiado por los restos de otro migrante trasladado a México, pero que falleció hace dos años.

A más de 155 kilómetros de distancia de León se ubica la tumba de la familia López Ramírez, donde el pasado 1 de septiembre sepultaron a Leonardo creyendo que era Cristian Alejandro, desaparecido desde 2016 cuando intentaba cruzar a Estados Unidos.

Ayer am publicó la tragedia que vive una familia de la colonia Ermita de Ibarrilla, tras haber recibido los restos de un joven jalisciense.

Equivocación de funeraria estadounidense

La equivocación de la funeraria “South Texas Montuary & Cremation Services” es considerada por Jesús y Jaime López Ramírez, hermanos del migrante de Arandas, como un error imperdonable que les ha hecho revivir la tragedia.

Dijeron que ante esta situación que tiene a sus papás devastados han decidido demandar a la empresa de servicios funerarios, cuyo personal sólo se limitó a decir que fue “un error humano”.

Con ojos cristalizados por las lágrimas que intenta detener, Jaime López platicó cómo justo a un mes de haber enterrado el cuerpo de quien ellos creían era su hermano, se enteraron del equívoco.

Reciben llamada

“Fue ayer (1 de octubre) cuando me marcaron a mi teléfono, porque fui quien llenó el papeleo y nos dijeron que el cuerpo que nosotros habíamos enterrado es de un muchacho que se llamaba Leonardo”.

“Que había sido un error humano y le dije: Oíga es un error humano muy grande, porque a nosotros nos iban a entregar restos y nos mandaron un cuerpo, es increíble, es ilógico”, narró Jaime.

Después de la llamada de la funeraria, las familias de León y Arandas se pusieron en contacto para apoyarse y poder recuperar los cuerpos intercambiados.

“Los señores de León se han portado muy bien; de hecho, cuando salió la noticia del muchacho me mandaron un video y una foto de su sobrino (Leonardo Daniel) cuando ya estaba en la morgue y como yo fui la última persona que lo vio y pues sí lamentablemente sí es el cuerpo del muchacho”.

Coincidencias entre ambos cuerpos

El joven arandense reconoció que sí existen coincidencias físicas entre Cristian Alejandro y Leonardo Daniel; el primero cumpliría 25 años el próximo 23 de octubre, mientras que el guanajuatense falleció a los 24 años.

Detalló que en la parte del bigote y la frente se parecían mucho, al comparar las fotografías de ambos; sin embargo, no lo revisaron con precisión porque el cuerpo estaba en estado de descomposición y creyendo en la funeraria lo aceptaron.

“Cuando el cuerpo llegó estaba morado, no era como el señor (tío de Leonardo) nos enseñó la foto, entonces fue una confusión igual de nosotros por la desesperación de quererle darle sepultura a mi hermano”.

“Nos mandaron unas pertenencias de Leonardo, pero por inercia dijimos ‘se equivocaron’, porque los tenis no coincidían con los que llevaba mi hermano y la ropa, dijimos ya sin problemas, ya está el cuerpo”.

Condenan error de la funeraria texana

Después de analizar y platicar con su familia, Jaime López comentó que demandarán a la funeraria texana que mandó el cuerpo en una carroza  con placas del estado de Nuevo León.

“Sí vamos a meter una demanda a la funeraria porque es un daño moral doble y no se vale, por más error que sea, no es justo tanto para nosotros como para la otra familia”, aseveró.

Por recibir un cuerpo equivocado, los López Ramírez pagaron mil 670 dólares a la funeraria, aproximadamente 33 mil pesos al tipo de cambio actual.

“Mis papás están hechos pedazos, la verdad para mi mamá cada vez es un golpe más fuerte y no sé cuánto nos vaya a aguantar, porque primero fue la pérdida, luego que no lo encontraban y ahora esta situación, cada vez la va desgastando más”, lamentó el joven.

Lo abandonan compañeros en la frontera

Al cumplir 23 años Cristian Alejandro decidió emigrar en mayo de 2016 a Estados Unidos para trabajar en una taquería, pero encontró la muerte al cruzar la línea fronteriza, al parecer por deshidratación.

El 16 de junio del mismo año le llamaron a Jesús López, hermano mayor de Cristian, que vivía en aquel país para informarle que había muerto a un costado de una carretera, sin darle más detalles.

Al parecer en el segundo intento de pasar a la unión americana, Cristian no soportó y se desvaneció cerca de la carretera 44 en Laredo Texas, sus acompañantes lo abandonaron.

Viven calvario

Desde entonces la familia López Ramírez vivió un calvario hasta principios de julio cuando representantes de la Secretaría de Relaciones Exteriores les marcaron para decirles que finalmente habían encontrado los restos del jalisciense.

“Pasaron dos años para que nos dijeran dónde estaba el cuerpo y luego señalaron que sólo encontraron restos de mi hermano, nos dijeron que se había deshidratado supuestamente cuando iban por el cerro”, mencionó Jesús López, hermano mayor de Cristian.

Al no tener datos exactos del lugar donde supuestamente había muerto, el proceso para recuperar el cadáver se fue retrasando hasta cumplirse dos años, justo cuando Leonardo Daniel también fue encontrado.

“No sé cuándo lo encontrarían porque para estar en estado esquelético tuvo que pasar mucho tiempo”, dijo Jesús con una gran tristeza.

Dejó a un niño 

En Arandas y antes de emigrar a Texas, Cristian había trabajado en un lote de carros, en una carpintería y había logrado abrir con sus ahorros una vinatería, pero decidió buscar fortuna en Estados Unidos.

“Era muy enojón, pero muy buena persona, mis respetos para él. De hecho eramos los que más chocábamos por la diferencia de edad, a mí especialmente cuando estuve en la preparatoria, siempre para todo me apoyaba”, dijo Jesús López.

Aficionado a los arrancones de vehículos en “atascaderos”, como le llaman en Arandas, Cristian era apasionado de los autos deportivos.

“En Estados Unidos un tiempo trabajó en una llantera y después entró en las taquerías con un amigo de San Ignacio Cerro Gordo. También dejó una novia y un niñito muy bonito que se parece mucho a él, pero no lo conoció, va cumplir dos años el mismo día que cumpliría 25 años, se llama Cristian Misael”, finalizó.

 


SIGUE LEYENDO:

+Implementarán Mando Único ¿en León?

+Zapotillo abastecerá a Guadalajara y Los Altos, en suspenso suministro a León

+Otra familia lo veló y sepultó; su madre todavía espera su cuerpo en León

TODOS ESTÁN LEYENDO:

Escrito en Noticias el

Las 8AM

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am