Noticias

Ambulancias 'patito' roban pacientes y hacen su 'agosto'

Interceptan las llamadas del 911 y llevan a los pacientes a los hospitales en donde tienen negocio

Avatar del

Por: Redacción

De acuerdo con información de Televisa, existe una nueva forma de abuso  en la Ciudad de México se trata de las "ambulancias patito", las cuales son unidades que interceptan las llamadas del 911 para acudir a recoger a los accidentados y los llevan a hospitales con los que tienen negocio.

La manera de operar es la siguiente: 

Se roban la señal nacional de emergencia.

Luego se roban al paciente.

Y después roban a los familiares cobrándoles hasta seis mil pesos por un traslado.

“Asaltantes, esas ambulancias son asaltantes, la verdad”, comentó Rafael Moreno, un afectado.

Son ambulancias patito que, según los pacientes, operan en contubernio con clínicas y sanatorios como el Hospital de Cos, ubicado en la calle de Guanajuato, en la colonia Roma.

Giovanni se fracturó el codo en un accidente automovilístico y fue atendido por una de ellas.

“Ellos insistieron en Hospital Cos que está en la Roma”, dijo Giovanni Uribe, víctima.

Lo ingresaron sin acompañante, y después de varias horas de supuesta atención lo retuvieron hasta que liquidó una cuenta de 11 mil pesos.

“Y al final, estaban aún los de la ambulancia y escuché que estaban esperando su comisión, creo que eran tres mil pesos o algo así”, comentó Giovanni Uribe, víctima.

El Hospital de Cos así se defendió.

“Nosotros no tenemos ningún arreglo con ninguna ambulancia. Nosotros tenemos obligación de recibir a todos los pacientes que nos traen”, destacó Arturo González, director de la Administración del Hospital Cos.

-¿Tiene usted algún contacto con el hospital o trabajan con ellos?

“No, para nada. No, para nada”, señaló un operador de ambulancia.

Don Rafael Montero, de 80 años de edad, que vive en la colonia Buenos Aires fue internado en el hospital de Cos luego de llamar al 9-1-1 por un problema de gastritis.
-Y aquí en el Cos, ¿cuánto le cobraron?

“No, pues 200 mil pesos y nada. Yo creo que me pusieron una inyección para sedarme y me quede súbito, como dicen en Michoacán”, dijo Rafael Montero, afectado.

-Señor, ¿qué le responde usted a las personas que afirman que han sido robadas, chantajeadas e incluso hechas prisioneras en este hospital?

“No, eso no puede ser definitivamente. Nosotros lo único que hacemos es otorgarles el servicio y cobrarles como tal, y ellos -vuelvo a insistir- de ante mano firman una serie de documentos ellos y los responsables e incluso muchas veces nosotros damos el servicio y ni siquiera hacen el pago de los servicios que les otorgamos. Hemos tenido ese problema”, respondió Arturo González, director de Administración del Hospital de Cos.

-¿O sea se les han ido sin pagar?

“Muchísimos se van sin pagar”, aseguró.

Las secretarías de Salud federal y de la Ciudad de México no atendieron la solicitud de entrevista.

En esta nota:

Comentarios