Noticias

'Bajo la lupa' Felipe Calderón por comportamiento ilegal y delictivo

Se habla de una 'torcedura de Constitución', esto, bajo un pretexto de una devastadora guerra contra el crimen organizado.

Avatar del

Por: Redacción AM

El expresidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, se encuentra bajo investigación, así como Miranda de Wallace.

El expresidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, se encuentra bajo investigación, así como Miranda de Wallace.

México.- El expresidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, se encuentra bajo investigación, así como Miranda de Wallace, por presuntos lazos de solidaridad, misma que conduce a numerosas dudas, con comportamiento legal y quizá delictivo por parte del ex mandatario.

Se habla de una “torcedura de Constitución”, esto, bajo un pretexto de una devastadora guerra contra el crimen organizado.

Se habla de una “torcedura de Constitución”.

En la misma jornada en que fue publicado el reportaje "Un acta de nacimiento de 1970", revela otra mentira de Isabel Miranda (Proceso 2217); ante ello, el ex presidente Calderón, la defendió a través de redes sociales.

Mi solidaridad con @Wallacelsabel. Veo saña contra ella. ‘Periodismo’ relatando temas y cuestiones irrelevantes, (‘la hija del arriero’, ‘ el matrimonio secreto con el primo’) frente a la tragedia de un hijo secuestrado y asesinado: Qué mezquindad pobre México”.

Se podría pensar que Felipe Calderón realmente aprecio a Wallace, y fue solo por humanidad y solidaridad que descalificó el trabajo periodístico referido, de acuerdo a La Verdad.

Incluso, podría suponerse que también hay otras motivaciones más embarazosas dictaron el proceder del ex mandatario.

Afirman que la biografía política de Felipe Calderón Hinojosa, como presidente, quedó ligada íntimamente a la líder de la sociedad civil Isabel Miranda de Wallace y, principalmente, las formas y los modos que ambos compartieron para “combatir “ al crimen organizado.

Coinciden sus “respectivas visiones” respecto a la tortura, la investigación policial, el montaje de las escenas criminales y la fabricación de culpables.

Podría suponerse que también hay otras motivaciones más embarazosas dictaron el proceder del ex mandatario.

El caso que más coincide hasta ahora, es el de Florece Cassez; en ese entonces, el presidente de México, era Calderón y la defensora de presuntas víctimas, dieron muchas peleas que la sociedad francesa, fuera presentada ante la opinión pública con una secuestradora sin escrúpulos (pese a las “evidentes” violaciones al proceso).

De hecho, Calderón, entregó el Premio Nacional de Derechos Humanos 2010 a Isabel Mirance de Wallace y posteriormente, la colocó como candidata a jefe de Gobierno capitalino, en 2012.

Actualmente, analizando el complejo expediente judicial del caso Wallence, conduce a otra teoría: Felipe Calderón Hinojosa e Isabel Miranda, se mancharon las manos “con lo mismo”, además de empatizar en visión y método.

Calderón, entregó el Premio Nacional de Derechos Humanos 2010 a Isabel Mirance de Wallace. 

Existe una evidente pieza que apunta a tal sentido y puede encontrarse en la Pericial Médica y Protocolo de Estambul, que el médico cirujano Raúl Enrique Ojeda Silvia, practicó al procesado Jacobo Tagle Dobin, el lunes 10 de septiembre de 2018.

En tal documento, se confirman las torturas que el indiciado padeció a manos de las autoridades; también, se da cuenta de la presunta presencia de Isabel Miranda de Wallace.

Dijo la señora Wallance que le comunicaran de inmediato con… el licenciado Felipe Calderón, por lo que pasaron un teléfono móvil, hablando en voz alta para que todo mundo escuchara la conversación”.

Table Dobin, explica además, que luego de la comunicación con el entonces presidente, quedaron a su cuidado dos hombres.

Table Dobin, explica además, que luego de la comunicación con el entonces presidente, quedaron a su cuidado dos hombres: el que apunta con una pistola y el segundo, con:

Los dedos se apoyó sobre las órbitas de mis globos oculares para apretarme… lo que ocasiona que presentará un dolor muy fuerte y se dirigía hacia dentro y hacia arriba de mi cabeza, como si se me partiera en dos, como una descarga eléctrica”.

Según da cuenta el Protocolo de Estambul aplicado a Jacobo Tagle Dobin, a una serie de larga e insoportable de agresiones destinadas, primero, a obtener una autoconfesión; luego, castigar al inculpado por haber negado, frente al juez, las declaraciones obtenidas bajo tortura.

En esta nota:

Comentarios