¡Es oficial! Bill Gates y Melinda French están divorciados

A partir de hoy, Bill Gates y Melinda French están oficialmente divorciados, esto después de que un juez realizará la disolución

Avatar del

Por: Redacción

Bill Gates y Melinda French  ponen fin a su matrimonio ya que hoy un juez del condado King oficializó la disolución. /FOTO: AP

Bill Gates y Melinda French ponen fin a su matrimonio ya que hoy un juez del condado King oficializó la disolución. /FOTO: AP

Sin duda, la noticia ha sido una de las más sonadas de Estados Unidos y del mundo, pues llega a su fin uno de los matrimonio más costosos, ya que a partir de hoy, Bill Gates y Melinda French Gates ya están oficialmente divorciados.

El cofundador de Microsoft y su esposa anunciaron en mayo que pondrían fin a sus 27 años de matrimonio, y el lunes un juez del condado King oficializó la disolución.

Los documentos judiciales no incluyen detalles de cómo la pareja dividirá sus propiedades, reportó The New York Times.

Bill Gates fue una época el hombre más rico del mundo y su fortuna es estimada en unos 150.000 millones de dólares.

La pareja se conoció cuando ella comenzó a trabajar en Microsoft como gerente de producción en 1987. Se casaron en 1994 en Hawai.

Bill and Melinda Gates Foundation es la fundación privada más influyente del mundo, con un patrimonio de unos 50.000 millones de dólares.

La fundación, creada en 2000, se dedica a fomentar programas de desarrollo, salud y educación en todo el mundo.

Bill Gates y Melinda French trabajarán juntos

La pareja ha indicado que seguirán trabajando juntos como copresidentes de la fundación. Sin embargo, si después de dos años deciden que no puede seguir trabajando juntos, ella renunciará.

En tal caso, French Gates recibirá recursos de Bill Gates para poder continuar sus labores filantrópicas. Los recursos serán distintos al patrimonio de la fundación, informó la organización.

Con información de AP

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?