Noticias

Blockbuster, el gigante que pudo haber seguido los pasos de Netflix

La empresa, que llegó a tener 7 mil tiendas en diferentes países, es ejemplo de la resistencia ante los modelos de negocio que insisten en permanecer igual ante el cambio. Ahora solo queda una tienda en todo el mundo.

Avatar del

Por: Agencia Reforma

El último Blockbuster que queda en el mundo se encuentra en Bend Oregon. /Foto:AP

El último Blockbuster que queda en el mundo se encuentra en Bend Oregon. /Foto:AP

Ciudad de México.- En el año 2000, la plataforma de streaming apenas tomaba fuerza, mientras que la franquicia de renta de videos Blockbuster tenía más de 7 mil tiendas en una veintena de países. Todavía en 2008, sus ingresos sumaron 5.29 mil millones de dólares.

 Hoy, la compañía ya no existe. Sólo queda una tienda en Bend, Oregon, viviendo de la nostalgia. Es un gigante que nació de la innovación, y murió por negarse a continuarla.

 "El gran pecado de Blockbuster fue el haberse encerrado en su modelo de negocios, es decir, haber levantado como una muralla y no haber sido capaz desde el inicio del movimiento del internet, de haber identificado las posibilidades que ofrecía. Cuando lo intentan, pues ya es demasiado tarde, porque esto pareciera que fue de la noche a la mañana, pero no fue así", afirmó Israel Macías, académico de la Universidad Panamericana.

 Cuando Sandy y David Cook pusieron en 1985 su primera tienda Blockbuster con el nombre de "Cook Data Services" en Dallas, Texas, su modelo de negocio era revolucionario. Tenía un catálogo más grande que otras tiendas, inventario informatizado, cintas organizadas en estantes para que los clientes las escogieran en lugar de guardadas en el almacén, rentas por tres noches en lugar de una y horario extendido hasta la medianoche el fin de semana.

Una mujer observa los DVDs disponibles. /Foto: AP

 Tuvo tanto éxito que en 1986 ya tenían tres sucursales, y fue entonces que le cambiaron el nombre a la empresa por Blockbuster Entertainment Corporation. Los Cook dejaron la compañía en 1987, y Wayne Huizenga quedó al mando, llegando a abrir 15 tiendas corporativas y 20 franquicias para junio de 1987 y 133 tiendas a finales de ese año.

 En 1994, Blockbuster fue adquirida por Viacom, uno de los principales grupos de entretenimiento a nivel mundial. Por entonces, había comprado prácticamente todas las cadenas locales de video, e inició un proceso de expansión en el extranjero.

 Su primer competidor real en mucho tiempo fue justamente Netflix, que nació en 1999 como un servicio de alquiler de DVDs vía internet, que se caracterizaba por cobrar una suscripción a cambio de acceso ilimitado a su catálogo, mientras que el principal negocio de Blockbuster eran las penalizaciones por entrega de cintas tardía.

 Por entonces, Netflix estaba luchando por sobrevivir. En el 2000 se acercó a los directivos de Blockbuster, y les ofreció el 50% de las acciones por 50 mil dólares.

 Cuando les presentaron la idea, se rieron de ellos y los rechazaron diciendo que sabían más sobre el negocio, y cuando llegara el momento de acercarse a internet, lo harían ellos mismos, según narró el cofundador de Netflix, Marc Randolph, en el libro That Will Never Work: The Birth of Netflix and the Amazing Life of an Idea.

 Sin embargo, eso no sucedió.

 Nadie sabía qué iba a pasar, la misma gente de Netflix estuvo dispuesta a vender parte de su negocio por muy poco dinero. La lección más aterrizada es precisamente la forma en que desde Blockbuster se cerraron a poder identificar oportunidades que la propia economía iba ofreciendo, al creer que eventualmente el modelo de negocios que les había funcionado durante 20 años iba a permanecer por siempre.

Intentos tardíos

 Fue hasta 2004 que el CEO de Blockbuster, John Antioco, decidió que el modelo de negocio ya no servía, y quiso centrar sus esfuerzos en el mundo digital, eliminando penalizaciones y lanzando su propio servicio de suscripción, pero nunca pudo alcanzar a Netflix, que ya tenía 4.2 millones de usuarios.

 En 2005, Antioco fue despedido, y su sucesor Jim Keyes, revirtió los cambios, para generar rentabilidad inmediata. Lo consiguió, por un breve periodo, pero no fue suficiente.

 En 2009 Blockbuster ya acumulaba 4 mil millones en pérdidas, y en 2010 se declaró en bancarrota con una deuda de mil millones de dólares. Su última sucursal, en Hawai, cerró en 2013. En cambio, Netflix tiene 190 millones de suscriptores nivel global, y sólo en el primer trimestre de este año, obtuvo 5,740 millones de dólares en ingresos.

Netflix obtuvo 5,740 millones de dólares en ingresos tan solo en el primer trimestre de este año.

 "La mayor lección, cómo dentro de una empresa, cómo puedes lograr permanentemente ventanas hacia afuera, no solamente espejos en los que tú te estés reflejando y viendo lo bueno que eres y lo brillante que haces las cosas, sino ventanas para ver hacia afuera, y esa parte yo creo que es la que va a permitir que las empresas logren adaptarse de mejor manera", concluyó Macías.

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:
  • NETFLIX
  • STREAMING
  • NOSTALGIA
  • BLOCKBUSTER
  • TECNOLOGÍA

Y tú, ¿qué opinas?