Noticias

Buscan prohibir venta de refrescos y productos chatarra a menores, en México

Serían presentadas por senadores dos iniciativas para prohibir su venta a menores de edad en todo el país y para triplicarles los impuestos.

Avatar del

Por: Redacción

México está considerado por la OMS como el mayor consumidor de refrescos en el mundo. Foto: especial

México está considerado por la OMS como el mayor consumidor de refrescos en el mundo. Foto: especial

  • Propondrán modificar la Ley General de Salud.
  • También aumentarían el IEPS a alimentos procesados y bebidas azucaradas de alto contenido calórico.
  • La Jefa de Gobierno de la CDMX también analiza la prohibición.

CDMX.- Presentará Salomón Jara Cruz, senador por Oaxaca, una iniciativa para prohibir la venta de alimentos y bebidas de alto contenido calórico a menores de 18 años en todo el país, mediante una modificación a la Ley General de Salud y a la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, informó el sábado el legislador.

También propondrá que el Impuesto Especial a la Producción y Servicios (IEPS) a alimentos procesados y bebidas azucaradas de alto contenido calórico sea el equivalente a la mitad de su precio, y que los recursos recaudados de este impuesto incrementado a bebidas azucaradas o edulcoradas y alimentos de alto contenido calórico se destinen a atender los problemas y enfermedades asociadas a la obesidad y malnutrición.

Propondrán elevar impuestos a bebidas azucaradas

Por otro lado, el presidente de la Comisión de Hacienda, Alejandro Armenta Mier, dijo la semana pasada que en la sesión de este miércoles presentará la iniciativa para reformar la Ley del IEPS para elevar de 1.2 pesos a 3.2 pesos por litro a las bebidas azucaradas, y aumentar de 8% a 20% el impuesto a alimentos no básicos con alta densidad calórica, es decir, superior a 275 calorías por cada 100 gramos de producto, con el propósito de que entren en vigor el 1 de octubre.

Y advirtió que si la industria alimenticia y refresquera buscara endosar el impuesto a la población, como consumidor final, se analizarán medidas para que sean ellos quienes tengan que absorber el costo de la afectación a la salud que sus productos generan a la población.

Por su parte, Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México, dijo que analizaría con los diputados la implementación de la prohibición de la venta de estos productos a menores de 18 años en la capital del país.

Las iniciativas mencionadas fueron planteadas por la decisión del Congreso de Oaxaca de prohibir la venta de refrescos y productos chatarra a los menores de edad en ese Estado.

Consideran analistas financieros que estas modificaciones tendrán efectos en el sector, que en el segundo trimestre una clara desaceleración en el volumen de ventas de estos productos, por los efectos de confinamiento y otras limitantes para su consumo, dijo Monex en un reporte.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ubica a México como el país número uno en consumo de refresco y de bebidas azucaradas en el mundo, con un promedio de 163 litros per cápita al año; 38%, es decir, 45 litros más que el consumo promedio de los estadounidenses, que de por sí consumen siete veces más refresco que el promedio mundial.

También citaron datos del Instituto Nacional de Salud Pública que indican que cada mexicano consume en promedio 66% más azúcar que lo que recomienda la OMS, lo que produce obesidad y diabetes.

En promedio, indicaron, una familia mexicana destina 10% de sus ingresos a la compra de refrescos, y que la región del sur es una de las más atractivas para los productores de estas bebidas, con Chiapas como el mayor consumidor de refresco en el país, y posiblemente del mundo, añadieron, pues así lo señalan algunos estudios.

Dijeron que su atención en el tercer trimestre estará puesta en las medidas que las empresas del sector tomarán para evitar que el consumo se vea afectado.

Con información de Aristegui Noticias.

CM

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?