Noticias

Catarro y conjuntivitis recurrente en pachuqueños, causados por jales: investigador

Francisco Patiño, ingeniero químico metalúrgico busca detener la propuesta de trasladar los jales a Epazoyucan.

Por:

Foto: Archivo

Foto: Archivo

Padecimientos de salud como catarro y conjuntivitis, que recurrentemente sufren habitantes de Pachuca, están relacionados con el silicio, elemento químico presente en los jales mineros y es esparcido por el viento. 

Así lo dijo Francisco Patiño Cardona, ingeniero químico metalúrgico y miembro del Sistema Nacional de Investigadores, durante los foros ambientales organizados por diputados locales que buscan frenar el traslado de jales de Pachuca a Epazoyucan.

Las partículas de silicio, que es cuarzo molido, “se esparcen en el ambiente a través del viento y se alojan principalmente en los pulmones a través de la respiración. En algunos casos llega hasta el cerebro, esto ha generado que la población de Pachuca sufra mucho males respiratorios como catarro y conjuntivitis”, dijo.

Dicha tesis ha sido desdeñada por autoridades estatales, pese a que existen estudios que así lo comprueban, pues “el gobierno del estado no ha querido reconocer que es un problema de salud generado por la toxicidad de los jales”, señaló.

OTROS METALES 
Patiño Cardona, quien también es asesor del movimiento “Por el Bienestar de Epayozucan”, informó que en Hidalgo hay 100 millones de toneladas de jales, producto de 500 años de trabajo minero, que ponen en riesgo a la población de Pachuca, Mineral del Chico, Mineral de la Reforma, Omitlán de Juárez, Zimapán, entre otros municipios.

La amalgamación fue una tecnología italiana utilizada por Bartolomé de Medina para recuperar la plata a través del uso del mercurio, la cual fue empleada durante 350 de los 500 años de trabajo minero en la capital del estado.

“El mercurio está en el fondo de los jales, pues es uno de los metales más densos. Este elemento es sumamente tóxico y destruye el sistema nervioso, (causa) sordera, ceguera y anencefalia (falta de una parte del cerebro)”.

Al percatarse de los daños que causa el mercurio, posteriormente utilizaron el proceso llamado “cianuración”, que consiste en lavar, disolver o lixiviar ese compuesto para precipitarlo y obtener lingotes de plata.

La tecnología tiene alrededor de 150 años de aplicación en Hidalgo. Puede conducir a la muerte por falta de oxígeno y afecta los sistemas cardiovascular, nervioso central, además del hígado y la piel.

HAY MUY POCO ORO Y PLATA EN LOS JALES
Desde hace más de cinco años, la empresa minera Real del Monte busca recuperar alrededor de diez toneladas de oro y 2 mil 440 toneladas de plata que aun contienen los jales ubicados en las colonias El Venado y Venta Prieta.

Para ello, quieren trasladar los jales a través de mangueras a un terreno en Epazoyucan, lo que “generaría una contaminación terrible al removerlos y utilizarlos, pero los estudios que hemos hecho en Barcelona, España, han arrojado que es escasa la presencia de oro y plata”, indicó Patiño Cardona.   

LAS PROPUESTAS PARA LOS JALES

Finalmente, el especialista mencionó cuatro soluciones para los jales: que en lugar de utilizar cianuro, ocupen teosulfato para extraer la plata, pues contamina menos; además, que pueden ser transformados en material refractario para la empresa metalúrgica.

Otra opción es que sean regresados a su origen, es decir, que sean utilizados para rellenar los tiros de mina, socavones o túneles que hay en la zona de Pachuca, Mineral de la Reforma y Mineral del Monte; finalmente, que en estos se pueden sembrar árboles y pasto para utilizarlos de forma recreativa, indicó que de esta forma no representan daño alguno.

En esta nota:
  • Pachuca
  • Pachuca
  • Epazoyucan
  • Mineral de la Reforma
  • Hidalgo
  • Sistema Nacional de Investigadores

Comentarios