Noticias

Cerca de extinguirse los glaciares mexicanos

Una de las consecuencias de la desaparición de los glaciares es que las reservas de agua disminuyen.

Por:

Los estudios de los glaciares en México y en el mundo empezaron a compilarse de manera sistemática en 1958, y en tan solo 60 años se han modificado en tal grado las condiciones climáticas que varios glaciares se han extinto en nuestro país y en todo el planeta. Fotos: Especial.

Los estudios de los glaciares en México y en el mundo empezaron a compilarse de manera sistemática en 1958, y en tan solo 60 años se han modificado en tal grado las condiciones climáticas que varios glaciares se han extinto en nuestro país y en todo el planeta. Fotos: Especial.

Los glaciares no son producidos por una maquinaria que los genere de una manera continua, y conforme siga avanzando el calentamiento del planeta no habrá forma de parar la desaparición glaciar, advirtió Hugo Delgado Granados, director del Instituto de Geofísica de la UNAM.

"Para verlo de una manera más ilustrativa, la desaparición de los glaciares en México se viene dando conforme ha aumentado la temperatura regional en el país, la temperatura de congelación que permite que los hielos permanezcan en las cumbres nevadas de nuestros volcanes está llegando a un nivel que pronto va a rebasar las cumbres, lo que quiere decir que los glaciares mexicanos no tendrán forma de sobrevivir", añadió el doctor.

En la actualidad, el glaciar mexicano que ya se ha declarado extinto es el que se encontraba en el Popocatépetl. A pesar de que todavía puede observarse que hay hielo en la cumbre del Popo, como ya no tiene movimiento, alimentación o pérdida, es solamente un remanente del glaciar que existió en ese lugar.

"El volcán Iztaccíhuatl tiene todavía algunos cuerpos de hielo en ‘la panza y en el pecho’, pero muy probablemente en unos cinco o 10 años solo se vean como cuerpos de hielo y también se declaren como extintos. Es difícil hacer un pronóstico exacto, pero si siguen los patrones de retroceso glacial se llegará a la desaparición".
"El Pico de Orizaba es diferente, se encuentra en un lugar más alto, no está rodeado de zonas industriales como es el caso del Popocatépetl y del Iztaccíhuatl que están a lado de la Ciudad de México y Puebla. Al estar a 5 mil 570 metros sobre el nivel del mar, hace que su sistema de alimentación glacial pueda sobrevivir tal vez algunas décadas más"
, estimó Delgado.

Repercusiones de la extinción de los glaciares

Una de las consecuencias de la desaparición de los glaciares es que las reservas de agua disminuyen, durante la época de secas los glaciares se funden a un ritmo mayor y alimentan a los arroyos, ríos y mantos acuíferos. Si no se tiene esa recarga de agua, se presenta un impacto negativo sobre la disponibilidad de agua en las zonas pobladas del país, cercanas a las montañas glaciadas.

Los glaciares son testigos y evidencia de los cambios en el clima local y global. Las zonas industriales y urbanas provocan variaciones en el régimen de temperaturas y precipitaciones debido a las emisiones de gases de efecto invernadero. En todo el mundo, los glaciares muestran una tendencia generalizada a retroceder, incluso los que ocupan grandes extensiones están desapareciendo como parte de un proceso natural, pero acelerado por los cambios provocados por la actividad humana, concluyó el director del Instituto de Geofísica de la UNAM.
 

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:
  • calentamiento global
  • glaciares
  • Popocatépetl
  • Pico de Orizaba

Y tú, ¿qué opinas?