Noticias

Crea Tijuana modelo exitoso en seguridad

Los autores de la estrategia que se usó en la ciudad fronteriza entre 2008 y 2010 aseguran que también podría ayudar a disminuir la inseguridad que se vive en León .

Por: Redaccion AM

En 2007 Tijuana era considerada la ciudad más insegura del mundo./Fotos: Pedro Madrazo

En 2007 Tijuana era considerada la ciudad más insegura del mundo./Fotos: Pedro Madrazo

En seis meses podría disminuir la inseguridad en León si es atendida la propuesta que hizo Carlos Medina Plasencia, a la Dirección de Prevención del Delito, de traer a los creadores del “Modelo de Seguridad Tijuana”.
El Plan Estratégico Ciudadano de Seguridad Pública, mejor conocido como “Modelo de Seguridad Tijuana”, lo implementaron el Teniente Coronel, Julián Leyzaola Pérez, y el Capitán Primero de Infantería, Gustavo Huerta Martínez, de 2008 a 2010 cuando Tijuana atravesaba su peor momento al ser reconocida como “La ciudad más peligrosa del mundo”.
En 2007, Tijuana registraba alrededor de 5 mil delitos por mes, entre asesinatos, robos en casas y comercios, asaltos, secuestros y extorsiones. Además de las balaceras que se desataban en toda la ciudad a plena luz del día.
Por esos días la prensa cubría noticias de hasta 14 ejecutados apilados afuera de escuelas, cabezas que colgaban de puentes, todos por ajustes de cuentas entre cárteles de la delincuencia organizada.
“Un año después de que empezamos a implementar el Plan Estratégico Ciudadano de Seguridad Pública logramos reducir los delitos a 2 mil 400 por mes al trabajar en cinco ejes”, dijo Leyzaola en entrevista.
Los cinco ejes en los que se basó el Teniente Coronel  fueron la operatividad, logística, eje mediático para informar a la ciudadanía, gubernamental para conseguir todo el apoyo necesario y una depuración de mandos de la Policía coludidos con la delincuencia organizada.
El plan estratégico

El método de operar el plan estratégico fue que el Teniente Coronel, nombrado Secretario de Seguridad Pública de Tijuana, se movía en el ámbito político, al mismo tiempo que recorría las calles, y su mano derecha, el Capitán Gustavo Huerta, designado como Director de Seguridad Pública, se enfocó a implementar la operatividad y atendía personalmente todo tipo de reportes.
“Una Policía es tan corrupta como  corruptos son sus mandos, hicimos una reingeniería administrativa y operativa, hicimos un diagnóstico, quitamos a todos los mandos coludidos con el crimen organizado y los enjuiciamos, les dimos mayor respaldo a los elementos que estaban hincados ante la delincuencia y sus propios jefes”, explicó Huerta, entrevistado por am en Tijuana, Baja California.
Estas acciones las lograron Leyzaola y Huerta al tener a su favor la voluntad política del entonces alcalde Jorge Ramos Hernández, que los apoyó y respaldó todas sus decisiones, permitiéndoles administrar los recursos y trabajar sus protocolos sin limitaciones en lo administrativo y operativo.
El plan que siguieron incluyó hacer su propio control de confianza, mediante múltiples pruebas toxicológicas y de polígrafo que se repitieron todo el año como seguimiento.
“Al salir el mando principal a trabajar en la calle, el policía que antes atendía asuntos personales, ahora tenía que ponerse a trabajar, pero si ocupaba un favor, como toda persona, también le tendimos la mano; la confianza es lo primero que se debe recuperar, que sepan que están respaldados”, agregó el Comandante.
Un equipo de abogados que defendieron los operativos, las detenciones y disparos que realizaron los policías fue clave para que los oficiales se pusieran de pie nuevamente, recobraran la confianza y tuvieran el valor de enfrentar a los cárteles que se disputaban Tijuana.
Fortalecer el equipamiento y la inteligencia derivó en mejores armas, patrullas, uniformes y tácticas.
“Una táctica que usamos fue llevar dos elementos por patrulla, así cuando surgía un enfrentamiento no llegaba la patrulla llena de policías que con una granada los matan, dispersamos a los oficiales para rodear a los delincuentes y no dejarles alternativa, nos enfrentábamos y los matábamos o deteníamos, una vez detenidos, el mismo día les sacábamos la información y atacábamos a toda la célula detrás”, detalló Gustavo Huerta.
Con esta estrategia, la Policía de Tijuana, apoyada por la Policía Estatal y Federal, la Gendarmería, el Ejército y la Marina, lograron disminuir todo tipo de delitos.
Los mismos procesos los implementaron en Ciudad Juárez en 2011 y lograron disminuir la tasa de delitos de 3 mil 500 mensuales a mil 600 en seis meses, aseguró Leyzaola.
Vinculación a empresarios

La vinculación con la sociedad y el sector empresarial fueron otra pieza clave que devolvió la tranquilidad a los tijuanenses.
Al ver los resultados que tenía el plan de Leyzaola y Huerta el sector empresarial comenzó a reconocer a los oficiales que protegían su hogares y establecimientos.
“Un ejemplo fue la cadena Oxxo; como los policías empezaron a detener a los ladrones, lo que hicieron fue reconocer públicamente a los policías, les daban su cuadro con el reconocimiento, y detrás les pegaban un sobre con una bonificación, con eso se disminuyeron drásticamente los robos y aumentaron las detenciones.
“La ciudadanía comenzó a denunciar y eso fue en gran parte porque llegábamos a atenderlos y les dábamos nuestro número directo para que nos hablaran, se sorprendían pero es así, nosotros somos funcionarios públicos y por qué no iban a poder hablarnos, así se gana también la confianza de la gente para que denuncie”, mencionó el Comandante Huerta.
Devuelven el honor 
a la Policía

“Lo que hizo quien estaba al frente en ese entonces fue atacar de frente a la delincuencia organizada y capacitar a los policías. El día en que un policía repelió el ataque y mató a un delincuente, ese día paró la delincuencia. Después vino la depuración de policías, había mandos inmiscuidos y se crearon grupos como Tijuana Agradecida que reconocía a los oficiales, eso nos devolvió el honor”, recordó José Luis López Medina, secretario de Seguridad Pública de Tijuana.
López Medina también aseguró que de 2007 a 2010 mientras se combatía al crimen organizado, los robos de autos y en casas aumentaban, cosa que ahora han disminuido.
“Lo que fueron los robos aumentaron bastante, pero de 2011 a la fecha van a la baja porque enfocamos los esfuerzos a otra cosa, también les recuerdo que ahora no nos están ejecutando policías, no hay cuerpos por montones, los ciudadanos ya no son testigos de ejecuciones, ahora tenemos detenidos del 40% de los homicidios, la Procuraduría tiene déficit de personal y en las juntas de coordinación que tenemos cada semana nos pasan las órdenes de aprehensión  y nosotros las procesamos”, agregó.
Las claves para tener una ciudad segura según comentó el Secretario de Seguridad Pública de Tijuana, son: coordinación, capacitación y disciplina.
am recorrió Tijuana el 17 y 18 de agosto por la tarde-noche junto con periodistas que cubren los hechos policiacos y constató en ambos días que el crimen organizado baleó dos viviendas, en una lesionaron a un hombre que casi muere; encontraron a una persona calcinada en una esquina; un hombre fue ejecutado a balazos a las 9 de la mañana en un bulevar transitado y un asaltante de una casa de cambio se disparó en una pierna cuando intentaba sacar el arma de su ropa al ser detenido por policías.
Regresa inseguridad 
a Tijuana

Ahora el plan de Leyzaola y Huerta ya no se aplica al 100% en Tijuana desde que ingresó la nueva administración. De enero a la fecha son más de 500 homicidios los que registró la Secretaría de Seguridad Pública de Tijuana y reconocen que son cifras que igualan a las de 2007 cuando el caos era la ley.
Ante esta situación, los empresarios aún reconocen el esfuerzo del Teniente y del Comandante y piden a las autoridades actuales que retomen el modelo de seguridad que les dejaron.
“Todo es coordinarse y la participación ciudadana, nos confiamos de que estábamos mejor, pero ahora falta más coordinación de las autoridades y estamos exigiendo que implementen el plan inmediatamente porque no queremos que se repitan las balaceras y ejecuciones”, dijo Gilberto Leyva Camacho, presidente de la Cámara Nacional de Comercio Servicios y Turismo de Tijuana.