Noticias

Decretan detención legal a los dos salmantinos socios de Collado

Un juez federal de control dictaminó la privación de libertad de ambos empresarios ligados al fraude por el que ya está detenido el abogado Juan Collado.

Avatar del

Por: Agencia Reforma

Los guanajuatenses formaron parte del grupo de personas que simuló la compra del edificio de Caja Libertad. Foto: Agencia Reforma

Los guanajuatenses formaron parte del grupo de personas que simuló la compra del edificio de Caja Libertad. Foto: Agencia Reforma

CDMX.- Las detenciones de José Antonio Rico y José Antonio Vargas fueron calificadas como legales por un juez federal.

Rico Rico, expresidente del Consejo de Administración de Caja Libertad, y su compadre José Antonio Vargas Hernández, fueron capturados ayer en San Luis Potosí por el caso de delincuencia organizada y lavado de dinero que llevó a la cárcel al abogado Juan Collado.

Horas después fueron llevados al Reclusorio Norte de la Ciudad de México, donde hoy se dictaminó su privación de libertad.

Jesús Eduardo Vázquez Rea, juez de control del Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte, dictaminó que la privación de la libertad de los imputados fue apegada a derecho, en virtud que se llevó a cabo con base en una orden de aprehensión y además se les exhibió dicho mandamiento judicial al momento de sus capturas.

Durante la audiencia de imputación que inició hoy a las 9 horas, la defensa de Rico y Vargas no controvirtieron la versión expuesta por la Fiscalía General de la República (FGR) en relación a las aprehensiones, razón por la que el juzgador determinó que fueron legales.

La detención de los guanajuatenses

Aunque anoche la FGR informó que los sospechosos fueron detenidos en Matehuala, San Luis Potosí, durante la audiencia el fiscal Manuel Granados Quiroz -el mismo que consiguió la prisión preventiva de Rosario Robles- puntualizó que las capturas ocurrieron cuando circulaban en un vehículo en la carretera 57 Saltillo-Matehuala, pero en la localidad de San José de Raíces, Nuevo León.

Las aprehensiones fueron cumplimentadas a las 18:50 horas y de inmediato la Policía Federal Ministerial (PFM) los trasladó a la Delegación Estatal de la FGR en la capital potosina, a donde arribaron a las 23 horas.

Médicos legislas de la Fiscalía les practicaron las revisiones clínicas protocolarías y poco después de la media noche fueron trasladados a la Ciudad de México.

La audiencia en el Reclusorio

Hoy, a las 7:17 horas, la FGR informó al juez Vázquez Rea de la cumplimentación de las órdenes de captura.

En virtud que la defensa de Rico y Vargas no cuentan con la copia de la carpeta de investigación, el juez concedió un receso de una hora para continuar con la audiencia inicial.

A lo largo de la audiencia de hoy, los imputados tendrán la opción de solicitar que les determinen su situación jurídica o duplicar el término constitucional para que ofrezcan pruebas y esa decisión sea tomada por el juez en un plazo de hasta 144 horas, contados a partir del momento en que fueron aprehendidos.

En caso de ser vinculados a proceso, Rico y Vargas podrían quedarse en la cárcel, ya que uno de los dos delitos que les imputan, la delincuencia organizada, tiene prevista la prisión preventiva de oficio.

Se sumarían a Collado en prisión

Juan Collado fue aprehendido el pasado 9 de julio en la Ciudad de México. La FGR le imputa presuntamente haber formado parte de un grupo de personas que el 25 de marzo de 2015 simuló la compra del edificio sede de Caja Libertad en Querétaro, por 156 millones de pesos.

Al poco tiempo de concretarse esta operación, el 10 de abril del mismo año, la empresa Operadora de Inmuebles del Centro, que vendió el edificio a la sociedad financiera popular, transfirió 24 millones de pesos a Collado, señala la imputación.

Quien vendió el inmueble a Caja Libertad fue José Antonio Vargas Hernández, gracias a un poder para actos de dominio, administración y pleitos y cobranzas que le otorgó José de Jesús Alberto Cárdenas Rico, inscrito como accionista de Operadora de Inmuebles del Centro.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?