Noticias

Espejito, espejito, ¿me puedes poner en forma? Adiós a los aparatos de ejercicio

Ahora tu espejo te podrá ayudar para ponerte en forma.
 

Avatar del

Por: Agencia Reforma / The New York Times

Alicia Keys tiene un espejo de estos.

Alicia Keys tiene un espejo de estos.

La Navidad del año pasado, la cantante Alicia Keys subió un video a Instagram, en el que uno de sus hijos le pedía que no gritara cuando viera su regalo. Pero Keys bailó y lanzó exclamaciones de júbilo al ver un elegante espejo rectangular de 1.30 metros montado en su pared.

Al ser encendido, el artículo de decoración, llamado Mirror, se transforma en un portal a un gimnasio, al ofrecer transmisiones en vivo de unas 70 clases de acondicionamiento físico a la semana, incluyendo box, dance cardio, entrenamiento por intervalos de alta intensidad y yoga.

Los usuarios pueden ver su cuerpo entero, así como una imagen reducida del instructor. El dispositivo está controlado por una app, para evitar huellas dactilares en el reflejo.

Keys es una de las primeras dueñas famosas de un Mirror, que salió al mercado en septiembre, en Estados Unidos. Gwyneth Paltrow y Jennifer Aniston son clientas. Reese Witherspoon subió un video a Instagram usando el dispositivo, que tiene un precio al público de mil 495 dólares, para tomar una clase de box.

Creo que sabía que habíamos hecho algo especial, pero no creo que esperara esto”, dijo Brynn Putnam, inventora del Mirror y ex bailarina del Ballet de Nueva York egresada de Harvard.

De hecho, Putnam, de 35 años, googlea a quienes han comprado el Mirror, igual que solía hacerlo con clientes nuevos en Refine Method, el gimnasio de boutique que fundó hace ocho años.

Su compañía, cuyas oficinas están en Nueva York, ha reunido 38 millones de dólares en financiamiento, y las ventas del Mirror de 3.6 centímetros de grosor alcanzan el millón de dólares al mes, indicó. Algunos hoteles de lujo han comenzado a instalar Mirrors en suites.

Anteriormente, Putnam tenía poca paciencia para las rutinas de ejercicio de moda. Hace una década, como instructora en diversos gimnasios del método barre, fue reprendida por sustituir ejercicios por otros, como los desplantes, que ella consideraba que eran más efectivos.

Creó Refine tras pasar un año interrogando a científicos del deporte y entrenadores de atletas profesionales respecto a qué daba resultados. Mike Boyle, entre cuyos clientes figuran jugadores de la NFL y otros atletas de élite, le dijo que tenía razón respecto a los desplantes.

Diseñó una multiestación con rieles y poleas de vela para ejercicios de fuerza que podía ser fácilmente desarmada y montada otra vez.

Sin embargo, en el 2016, recién embarazada, Putnam se topó con una rutina de ejercicio que no soportaba realizar.

Cuando trataba de seguir programas de ejercicio vía streaming, no sabía dónde colocar su computadora o teléfono para poder verlos mientras se movía. Más o menos en esa época, también realizó un sondeo entre miembros de Refine sobre nuevos horarios de clase, entrenadores y equipos hechos a la orden.

Resulta que los espejos que había mandado instalar eran por mucho el cambio favorito de los Refiners: les gustaba la retroalimentación instantánea.

Casi se me escapa”, declaró Putnam. “Los espejos eran algo que daba por sentado porque me ejercité frente a ellos durante toda mi carrera”.

La suscripción requerida de Mirror de 39 dólares al mes ofrece cuatro niveles de clases, de principiante a experto, y pueden ser modificadas acorde a una lesión o un embarazo. También hay una biblioteca de cientos de clases bajo demanda.

La compañía del Mirror tiene planes ambiciosos para que el dispositivo sea la tercera pantalla de los usuarios, después de su teléfono y computadora, con capacidad para todo, desde organización de fotos hasta chat.

Actualmente, los usuarios pueden ir de compras vía el Mirror, adquiriendo equipo de fitness y otros artículos favoritos de los instructores.

Lindsey Bradley, una actriz en Nueva York, dice que las rutinas de ejercicio son tan vigorosas como los estudios boutique a los que solía asistir. Y como un extra, ya no tiene que subirse a una silla para tener una vista completa de su atuendo en el espejo del baño.

En serio lo uso como mi espejo de cuerpo entero”, afirmó. “Jamás creerías que es un aparato de ejercicio”.

En esta nota:

Comentarios