Noticias

Estanques del desierto

Es un paisaje desértico formado por interminables dunas, aunque llueve 300 veces más que en el Sahara.

Por:

Entre las dunas se forman lagunas de agua trasparente.

Entre las dunas se forman lagunas de agua trasparente.

En Lençóis Maranhenses, la estación húmeda deja miles de lagunas de agua cristalina de diferentes tamaños, en una paleta de colores que va del verde esmeralda al azul turquesa.

Dónde está

El Parque Nacional de los Lençóis Maranhenses se ubica en el estado de Maranhao, a unos mil 500 kilómetros al norte de Salvador de Bahía, en Brasil.

Cómo llegar

Desde la localidad de Barreirinhas parten casi todas las excursiones por tierra, en vehículos todoterreno. También hay excursiones en barco y en avioneta (se puede alquilar en San Luis) para contemplar aquellos estanques de diferentes tonalidades de azul y verde, rodeadas por montañas de arena. El vuelo tiene una duración de 50 minutos.

A bordo de un todoterreno

Para recorrer las dunas en un cuatro por cuatro, es necesaria la autorización expedida por el Instituto Chico Mendes, ubicado en la ciudad de Barreirinhas.

Lo mejor del parque

Las más visitadas son la Lagoa Preguiça o Laguna de la Pereza, que se recorre a pie. Lleva este nombre porque es la más cercana, donde se quedan los “perezosos”, y a la que es tradición volver al final de la jornada para contemplar la puesta de sol. Hay otras pozas espectaculares: Lagoa Esmeralda, Lagoa Azul y Lagoa da Paz. La Lagoa do Peixe o Laguna de Peixe es la única con agua todo el año y está habitada por pececillos.

Último refugio para un solitario

No encontrarás hordas de turistas, debido a su gran extensión y a la distancia que se encuentra de las grandes ciudades como Salvador o Río.

Cuándo ir

La mejor temporada para viajar a las dunas es entre junio y agosto, después de finalizar la época de lluvias que forman las pozas.

Hazlo por tu piel

Las autoridades del parque hacen hincapié en la protección solar. La exposición es total y agresiva porque no hay sombras en las dunas, así que es imprescindible cargar con el protector, llevar sombrero, lentes de sol y repelente.

Qué hacer

Hay paseos a caballo, caminatas, windsurf en la aldea de Atins y sandboard. Otra opción es hacer la Rota das Emoçoes o Ruta de las Emociones. El recorrido arranca desde el Parque Nacional Jericoacoara, pasa por el Delta do Parnaíba y continúa hasta los Lençóis Maranhenses, con paseos en barco en algunos tramos.

En esta nota:
  • brasil
  • viajes

Comentarios