Esto es lo que sabemos del atroz crimen contra dos menores de origen mazahua en CDMX

Héctor y Alan, de 12 y 14 años, ya fueron sepultados en su localidad de origen tras morir de una manera aterrante.

Avatar del

Por: Redacción

Los dos menores fueron asesinados en una vieja vecindad del Centro Histórico de la Ciudad de México. Foto: @ElUniversal_Mx

Los dos menores fueron asesinados en una vieja vecindad del Centro Histórico de la Ciudad de México. Foto: @ElUniversal_Mx

CDMX.- El crimen de Alan y Héctor ha conmocionado al país por la forma en que murieron. Ambos son de origen mazahua y sus cuerpos fueron torturados y descuartizados en una vieja vecindad del Centro Histórico de la Ciudad de México.

Héctor tenía apenas 12 años y Alan, 14; aunque no hay información oficial sobre las líneas de investigación, El Universal informó que un hombre fue detenido y presuntamente está relacionado con "gente" de la Unión de Tepito, una organización criminal dedicaba al narcomenudeo y extorsiones en la Ciudad de México.

El diablito

Los cuerpos de los menores fueron descubiertos la noche del 1 de noviembre cuando un hombre identificado como Edgar tropezó cuando los llevada en cajas de plástico en un diablito. La persona fue detenida en República de Chile y ya fue presentada ante un juez.

La Fiscalía indaga a por lo menos otras seis personas que participaron en el plagio y homicidio. 

San Judas Tadeo

El plagio ocurrió la noche del 28 de octubre, cuando los menores fueron engañados presuntamente para ir a "dar gracias" a San Judas Tadeo.

Las cámaras del C5 del gobierno capitalino captaron que los dos menores se subieron a una motocicleta, el conductor pasó por ellos y se los llevó. Sin embargo, en ningún momento pusieron resistencia, se saludaron, por lo que se presume se conocían.

El crimen

Los menores fueron asesinados con saña, sus cuerpos fueron maltratados, quedaron marcas en sus cuerpos. 

Sus asesinos los golpearon aparentemente con un objeto, el diario El Universal tuvo acceso a más detalles, pero decidió no publicarlos debido a lo atroz. 

La vecindad

El lugar del crimen es en una vecindad marcada con el número 86 de la calle República de Cuba en el corazón de la Ciudad de México. 

Al entrar hay un altar de San Judas Tadeo, a donde presuntamente los menores iba a "dar gracias". 

El hombre detenido por el crimen vivía en el segundo piso de la vecindad. 

Las autoridades realizaron un cateo y presumiblemente encontraron la ropa y el arma con el que torturaron a ambos menores.

Ese lugar es conocido por ser operación de la Unión Tepito, grupo delincuencial que se dedica a extorsionar a los comerciantes ambulantes.


Las líneas de investigación

Las autoridades han planteado tres líneas de investigación; la primera, son víctimas de la lucha encarnizada de los grupos del narcotráfico en el país, en este caso en esa zona de la Unión Tepito y la Anti-Unión. Pues presumiblemente ambos niños eran obligados a vender drogas al menudeo.

La segunda podría ser una disputa amorosa, ya que Héctor cortejaba a una joven, que a la misma vez tenía a otro pretendiente de 14 años, que también se dedica a vender drogas.

Y la tercera con la actividad laboral de la mamá de Héctor, quien trabaja en el área de Derechos Humanos en la Alcaldía Cuauhtémoc.

El adiós

El miércoles los cuerpos fueron velados y este jueves serían sepultados en el pueblo San Antonio Pueblo Nuevo en San José del Rincón, en el Estado de México, de donde eran originarios.

HLL
 

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?