Noticias

Frena populismo de AMLO estímulos para Covid: FT

La negativa de México a mitigar el impacto económico de la pandemia Covid-19 aumentando el gasto público lo dejará con el déficit presupuestario más bajo entre las principales economías de América Latina.

Avatar del

Por: Agencia Reforma

AMLO ha seguido adelante con un puñado de proyectos de infraestructura favoritos y con ayuda para la petrolera estatal Pemex. Pero se ha resistido a gastar más en otras áreas. Foto: Agencia Reforma

AMLO ha seguido adelante con un puñado de proyectos de infraestructura favoritos y con ayuda para la petrolera estatal Pemex. Pero se ha resistido a gastar más en otras áreas. Foto: Agencia Reforma

  • También significa que su recuperación se está quedando atrás: Financial Times
  • La economía se ha contraído año tras año durante seis trimestres consecutivos: INEGI.
  • Brasil recuperará su nivel de PIB antes de la pandemia para 2023, según las previsiones del FMI, pero México podría tardar hasta 2026.

Londres, Inglaterra.- La negativa de México a mitigar el impacto económico de la pandemia Covid-19 aumentando el gasto público lo dejará con el déficit presupuestario más bajo entre las principales economías de América Latina este año, pero eso también significa que su recuperación se está quedando atrás, destacó hoy el Financial Times.

El presidente populista de México, Andrés Manuel López Obrador, un conservador fiscal poco probable, se opone ferozmente a asumir una deuda adicional. Su plan de estímulo equivale a apenas el 1.1 por ciento del PIB, menos de una cuarta parte del promedio en América Latina según la Comisión Económica de la ONU para América Latina y el Caribe.

México ha gastado una octava parte de lo que la economía más grande de la región, Brasil, ha gastado en ayuda pandémica como proporción del PIB, según los datos de la comisión. Y la mayoría fue en forma de préstamos a pequeñas empresas, no subvenciones.

López Obrador ha seguido pagando los beneficios sociales que son un sello distintivo de su Gobierno, aumentando su popularidad a pesar de que México ha alcanzado el cuarto número más alto de muertes por Covid-19 del mundo. También ha seguido adelante con un puñado de proyectos de infraestructura favoritos y con ayuda para la petrolera estatal Pemex. Pero se ha resistido a gastar más en otras áreas.

El Presidente justifica su postura de pellizcar un centavo como una mezcla de principio y necesidad. Cree que su Gobierno debería evitar el aumento de la deuda pública que, teme, deberían financiar las generaciones futuras.

Aborrece los rescates financiados por el Estado, que, según él, han convertido las deudas privadas en una responsabilidad pública en el pasado.

Desde que asumió el cargo en 2018, ha aplicado políticas de austeridad en un intento por liberar efectivo para sus proyectos sociales y de infraestructura prioritarios. Dice que su cruzada contra el despilfarro y la corrupción le ha permitido ahorrar hasta ahora 1.5 billones de pesos (75 mil millones de dólares).

Su postura deja a México con un equilibrio presupuestario más saludable que el de otras economías de la región, señaló Joan Domene de Oxford Economics: "Al no gastar mucho en medidas de ayuda para la pandemia, México estará muy cerca de tener superávits primarios en 2020 y 2021".

Eso mantendrá bajos sus niveles de deuda. Se pronostica que la relación deuda bruta / PIB del Gobierno general se mantendrá estable año tras año en 65.5 por ciento en 2021, según el FMI. En comparación, en Brasil se prevé que la proporción aumente más de 1 punto porcentual, hasta el 102.8 por ciento.

Pero la restricción fiscal de López Obrador es inoportuna, argumentan los economistas. El FMI y el Banco Mundial llevan meses instando a las naciones a pedir préstamos para hacer frente a la crisis económica provocada por la pandemia, a pesar del problema a largo plazo de una mayor deuda pública que esto les dejará.

Creemos que podrían haber hecho más: México tiene acceso al crédito y el costo del financiamiento de México en dólares se encuentra en niveles históricamente bajos", dijo recientemente Alejandro Werner, director del hemisferio occidental del FMI. Eso dejó a México con "un enorme desafío de crecimiento en el mediano plazo", agregó.

El aumento del gasto de Brasil está destinado a ayudar a su economía a superar la crisis mejor que la de México: Brasil recuperará su nivel de PIB antes de la pandemia para 2023, según las previsiones del FMI, pero México podría tardar hasta 2026.

La economía de México se estaba contrayendo incluso antes de que llegara el Covid-19 y las estimaciones del FMI sugieren que sufrió la tercera contracción más grande entre las principales economías de América Latina en 2020.

La economía se ha contraído año tras año durante seis trimestres consecutivos, según el INEGI.

Los propios mexicanos son pesimistas. En una nueva encuesta, el 59 por ciento consideró que la economía iba mal o muy mal. Solo el 14 por ciento dijo que le estaba yendo bien.

Christopher Garman, director gerente para las Américas de la consultora Eurasia Group, dijo en una nota de investigación reciente que las políticas hostiles a los inversionistas privados (México ha cancelado un aeropuerto y una cervecería parcialmente construidos y ha cambiado abruptamente las reglas del sector energético, por ejemplo) frenar el crecimiento.

La economía de México recibirá un impulso indirecto si Joe Biden lanza más medidas de estímulo en Estados Unidos, su mayor socio comercial. Además, su restricción sobre la deuda ha reducido el riesgo de que una agencia de calificación crediticia la rebaje a basura, una amenaza que alguna vez pareció inevitable este año, dicen los analistas.

"Hace un año, México lucía peor que cualquier otro país de la región", dijo Domene. "Ahora no está tan mal".

Sin embargo, Andrés Abadía de Pantheon Macroeconomics calificó una rebaja como evitable. Añadió: "La situación podría empeorar más rápido que en otros lugares".

Incluso si México alcanza el objetivo del Gobierno de un crecimiento del PIB del 4.6 por ciento en 2021, muy por encima de la expectativa del FMI del 3.5 por ciento, los ingresos estatales están bajo una presión cada vez mayor y, con las elecciones de mitad de periodo previstas para junio, López Obrador no estará dispuesto a aumentar los impuestos.

México recibió un impulso de las finanzas públicas en 2020 porque la autoridad fiscal exprimió las deudas de larga data de las grandes empresas, pero esa hazaña será difícil de sostener, según los analistas. Pemex sigue siendo un drenaje para las finanzas estatales y México ha gastado la mayor parte de su fondo de estabilización presupuestaria conocido como FEIP, una olla de ahorro para tiempos difíciles.

Creemos que la FEIP se habrá agotado en diciembre (2020)", dijo Mariana Campos de México Evalúa, un grupo de expertos.

Mientras tanto, no se ha materializado una bonanza que el Gobierno tenía hace unos meses para disfrutar del superávit del Banco de México sobre sus reservas de dólares. Los analistas habían creído que podría llegar a un total de 25 mil millones de dólares, pero la reciente recuperación del peso podría erosionarlo.

Tal como van las cosas, es probable que no haya ganancias inesperadas para el Gobierno", dijo un exalto funcionario público.

Eso deja a López Obrador enfrentando una disminución de los ingresos, por lo que es poco probable que cambie su postura sobre la política fiscal de México.

CM

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?