Noticias

Giovana era mi amiga, no creo que haya sido capaz: madre de Fátima

María Magdalena detalla la relación que tenía con la presunta asesina, a quien no considera capaz de habar matado a su hija.

Avatar del

Por: Agencia El Universal

María Magdalena (centro) tenía una amistad con Giovana Cruz. Foto: Agencia El Universal

María Magdalena (centro) tenía una amistad con Giovana Cruz. Foto: Agencia El Universal

CDMX.- María Magdalena conoció en una fiesta a Gladis Giovana Cruz Hernández, la mujer que se llevó a su hija Fátima; las presentó Álvaro, un amigo en común y de ahí la amistad fue creciendo hasta el grado que compartieron la misma vivienda.

Ahora que el rostro de Gladis Giovana aparece en todos lados, los vecinos la identifican y reconocen plenamente; aseguran haberla visto salir en diversas ocasiones de la casa del barrio de San Sebastián, en la alcaldía de Xochimilco, donde todavía se encuentran los arreglos florales y veladoras que llevaron familiares, amigos y hasta desconocidos tras conocer el homicidio de la niña de siete años.

Algunos dicen que también estuvo Mario Alberto, esposo de Giovana, quien según las autoridades participó en el homicidio de la pequeña.

Confía en su amiga

La madre de Fátima, María Magdalena, no cree que su amiga se haya llevado a su hija.

Vivió aquí en la casa, no creo que haya sido capaz, ella tiene dos niñas pequeñas y nunca vi que las maltratara, por eso dudo que le arrebatara la vida la mía. A su esposo no lo conocía y no sé por qué tomaría represalias en contra de mi hija.

Cuentan los vecinos que hace más de un año Giovana dejó el domicilio por una pelea entre las familias y se mudó al barrio de San Felipe, donde vivía con Mario Alberto.

Es en ese predio de la manzana 12, lote 7, de la calle San Felipe, la pareja y sus tres hijos fueron vistos por última vez.

Sobre Mario Alberto mencionan que trabajaba en un mototaxi, le gustaban las caguamas, las fiestas e incluso refieren que consumía inhalantes.

A la orilla del portón de la casa que habitaron dejaron varado el mototaxi en el que solía trasladar a la mujer y a sus hijos.

La abuela de Mario Alberto, doña Petra, aún no da crédito de lo sucedido ni que su nieto haya sido el autor de ese crimen, incluso fue una de las tantas mujeres que acudió a los rezos y apoyo a la familia por la pérdida de la pequeña.

Me duele lo que está pasando, es mi sangre, aún no creo todo lo que dicen que hizo (...), pero si es culpable, pues que pague.

 Queridos lectores, nuestro trabajo empieza y termina con ustedes. En AM empezamos el año con una misión y visión renovadas y te invitamos a conocerlas en este breve video. Mil gracias por tu apoyo. ¡Dinos qué te parece en los comentarios! 

JPRA

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?