Noticias

Infaltable en una cocina saludable

Hay alimentos que nunca deben faltar en el refrigerador, en la alacena y en el congelador.

Por: Redaccion AM

Por ejemplo, en la alacena no deben faltar tostadas horneadas, aceite de oliva, atún o maíz palomero. Foto: Shutterstock.

Por ejemplo, en la alacena no deben faltar tostadas horneadas, aceite de oliva, atún o maíz palomero. Foto: Shutterstock.

Con el acelerado ritmo de vida que tenemos actualmente, son pocos los afortunados que tienen el tiempo —y las ganas—de visitar el mercado todos los días. 

Tener la cocina bien surtida es como tener dinero en el banco: está disponible para cualquier eventualidad y con suministros básicos a la mano. 

A continuación te damos una lista de básicos que debes tener en tu refrigerador, congelador y alacena.

En el refrigerador:

-  Verdura rallada, como zanahoria o betabel para sándwiches o ensaladas.

-  Verdura de hoja verde como base para ensaladas. Puede ser lechuga, espinaca o col rizada.

-  Aguacates.

-  Cebolla, ajo, perejil, limones y jitomate.

-  Fruta de temporada limpia, picada y lista para comer.

-  Huevo.

-  Tortillas de maíz o de nopal.

-  Yogur natural sin azúcar añadida.

-  Leche de vaca.

-  Quesos frescos como canasta, panela o requesón.

En el congelador:

-  Verduras congeladas: A diferencia de lo que se cree, son igual (o más) nutritivas que las frescas.

-  Frutos rojos congelados, pues llegan a ser más económicos que los frescos.

-  Filetes de pescado.

-  Pechuga de pollo (es muy versátil, nos puede sacar de un apuro).

-  Frijoles hechos en casa. Un tip: cuece una olla grande de frijoles, porciona en bolsas con cierre hermético y congela. De esta manera siempre tendrás frijoles caseros a la mano.

En la alacena:

- Puré de tomate bajo en sodio.

-  Dátiles, pasitas y arándanos deshidratados.

-  Tostadas horneadas.

-  Galletas tipo María.

-  Hojuelas de avena natural.

-  Paquetes portátiles de galletas/ tostaditas de maíz.

-  Quinoa o amaranto.

-  Pasta integral y/o fideos de arroz.

-  Arroz salvaje.

-  Maíz palomero. Un tip: las palomitas hechas en casa son una excelente colación baja en calorías y rica en fibra.

-  Sardinas.

-  Atún.

-  Frijoles.

-  Semillas como ajonjolí, chía o linaza.

-  Oleaginosas como nueces, almendras y/o cacahuates.

-  Crema de cacahuate.

-  Aceite de oliva extra virgen.

-  Aceites vegetales como canola, maíz, soya, etc.

-  Chiles enlatados.

-  Cacao en polvo.

-  Café y té verde.

-  Miel de abeja o de agave.

-  Mostaza y vinagre balsámico y de manzana (para preparar aderezos).

-  Sal.

-  Condimentos y hierbas de olor como laurel, clavo, canela, nuez moscada, tomillo, pimienta, ajo granulado, orégano, epazote, romero y albahaca.

Evita en la cocina:

-  Embutidos.

-  Grandes paquetes de galletas y cereal de caja.

-  Jugos envasados y refrescos.

-  Crema en polvo para café.

-  Sopas instantáneas.

-  Azúcar y jarabes.

-  Manteca (vegetal o de cerdo).

Recomendaciones generales:

-  Procura tener manzanas y plátanos, ya que son frutas que puedes transportar fácilmente.

-  Usa recipientes herméticos (preferentemente, de vidrio) para conservar mejor y por más tiempo los alimentos.

-  Procura botellas pequeñas de aceite, pues, con el tiempo, pierden propiedades organolépticas.

- Revisa constantemente la fecha de caducidad de lo que guardas en la alacena.

En esta nota:
  • salud
  • cocina
  • saludable
  • cocina saludable

Y tú, ¿qué opinas?