Dejan sus tierras por inseguridad y claman ayuda en EU

Son miles de ciudadanos que ante la inseguridad y la ola de violencia en Michoacán han tenido que dejar todo para huir a Estados Unidos, donde al llegar piden asilo

Avatar del

Por: Redacción

Obliga la inseguridad a miles de ciudadanos de Michoacán a dejar sus tierras y patrimonio para irse a Estados donde al llegar claman por asilo. /FOTO: Reforma

Obliga la inseguridad a miles de ciudadanos de Michoacán a dejar sus tierras y patrimonio para irse a Estados donde al llegar claman por asilo. /FOTO: Reforma

La creciente inseguridad, ataques y ola de violencia en Michoacán, ha obligado a miles de ciudadanos a dejar su patrimonio para huir a Estados Unidos, donde al llegar saturan los albergues de migrantes mientras ruegan por asilo a las autoridades de EU.

Grupo REFORMA constató que en Ciudad Juárez y en Tijuana albergues, calles, casas en renta y algunos hoteles resguardan a familias desplazadas por los cárteles en Tierra Caliente.

Mezclados entre centroamericanos y cubanos, se han convertido en un migrante más.

En Juárez, desde hace 20 días se encuentra Joel, nombre ficticio de un hombre de 39 años que huyó por la violencia en Michoacán cuando le apuntaron con un arma afuera de su casa.

El pescador contó en entrevista que es uno más de los que el crimen organizado quiso integrar a sus filas, y que, al rechazarlo, temió por su vida, la de su esposa y cuatro hijos.

Me desalojaron de mi casa, me la quitaron. Allá quieren que se meta uno a trabajar con ellos", dijo nervioso.

Mientras espera la reapertura de la frontera con El Paso, Texas, Joel cuenta que cuando habló con un familiar que reside en Estados Unidos para contarle que les habían quitado la casa, él lo orientó sobre cómo pedir asilo. "Me dijo: 'Ande a ver, quien quite y los acepten. Si no, a ver cómo le hacemos'".

Ola de Violencia en Michoacán y otros estados

En Tijuana la situación no es diferente. Decenas de familias de Michoacán, así como de Guerrero, protagonizan una nueva ola de migración.

Esteban tiene 17 años y era sembrador de melón cerca de Uruapan.

Vine huyendo con mis tías y primos porque unos con armas largas nos alcanzaron a mi primo y a mí, nos dijeron: 'tienen que jalar con nosotros o aquí quedan muertos'".

"Por puro instinto corrí, porque a mi papá así se lo llevaron hace 15 años y no supe más de él".

Con información de Reforma

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?