Mueren cientos de aves por fuegos artificiales en Roma

Murieron cientos de aves luego que muchas personas lanzaran fuegos artificiales en Roma en la víspera de Año Nuevo, señaló la Organización Internacional para la Protección de los Animales.

Avatar del

Por: AP

Se vieron en calles cercanas a la principal estación de tren de Roma decenas de pájaros, en su mayoría estorninos, esparcidos sin vida por el suelo. Foto: especial

Se vieron en calles cercanas a la principal estación de tren de Roma decenas de pájaros, en su mayoría estorninos, esparcidos sin vida por el suelo. Foto: especial

  • Grupos de defensa de los derechos de los animales, calificaron el hecho de una "masacre".
  • OIPA ha pedido que se prohíba la venta de petardos y fuegos artificiales para uso personal.
  • La prohibición en Roma de los fuegos artificiales personales fue ampliamente ignorada.


Roma, Italia.- Cientos de pájaros murieron después de que muchas personas lanzaron fuegos artificiales en la capital italiana en la víspera de Año Nuevo, dijeron este viernes grupos de defensa de los derechos de los animales, calificándola de "masacre".

Imágenes de las calles cercanas a la principal estación de tren de Roma mostraron decenas y decenas de pájaros, en su mayoría estorninos, esparcidos sin vida por el suelo.

La causa de las muertes no estaba clara, pero la Organización Internacional para la Protección de los Animales (OIPA) dijo que parecía estar relacionada con una exhibición particularmente ruidosa de petardos y fuegos artificiales en el frondoso vecindario que muchas aves usan para anidar.

Una exhibición particularmente ruidosa de petardos y fuegos artificiales se dio en el frondoso vecindario que muchas aves usan para anidar. Foto: especial

Puede ser que murieran de miedo. Pueden volar juntos y golpearse entre sí, o golpear ventanas o líneas eléctricas. No olvidemos que también pueden morir de infartos", dijo Loredana Diglio, vocera de la organización.

Las exhibiciones de fuegos artificiales cada año causan angustia y lesiones a los animales domésticos y salvajes, agregó Diglio. Y la inusual concentración de aves muertas se produjo a pesar de la prohibición de la ciudad de Roma de los fuegos artificiales personales, que fue ampliamente ignorada, y el toque de queda de las 10 de la noche como parte de las restricciones por el coronavirus.

La sucursal italiana de OIPA ha pedido que se prohíba la venta de petardos y fuegos artificiales para uso personal, citando la amenaza para los animales.

CM

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?