Noticias

Mujeres prefieren comodidad que moda

Aunque las ventas de zapatos en E.U. han bajado, las mujeres coinciden en que unos stiletos son empoderadores.

Por: Redaccion AM

Si se siente cómo medida de opresión ninguna mujer los utilizará. Foto: Especial

Si se siente cómo medida de opresión ninguna mujer los utilizará. Foto: Especial

Durante décadas, los tacones altos han reinado entre las mujeres de Hollywood y del mundo, pero ¿será que los movimientos feministas #MeToo y Time's Up estén amenazando con derrocar ese imperio?

En 2017, la venta de este tipo de calzado en Estados Unidos se redujo en un 12 por ciento, mientras que la de los tenis aumentó 37 por cierto, alcanzando ganancias por más de 2 mil 300 millones de dólares, de acuerdo con The Washington Post.

Tal ha sido el impacto, que Nike anunció la creación de Unlaced, u n formato de venta que se especializará en zapatos deportivos para la mujer y también una colección diseñada por un grupo de mujeres.

El fenómeno se debe al posicionamiento de la tendencia "sporty chic" y a que muchas mujeres han ponderado la comodidad.

No obstante, Monique Navarro, consultora de imagen y fundadora de MR Image Consulting, considera que uno no es reemplazo del otro sino complementos y básicos en el guardarropa femenino.

"Los tacones representan este empoderamiento, de sentirte segura de ti misma. Puede sonar muy tonto y banal, pero en términos emocionales y de imagen interna es un arma muy poderosa para nosotros como mujeres.

"Todas las modas y la imagen tienen sus momentos socioculturales que nos han ido influenciando a utilizar un tipo de zapato o prenda. No quiere decir que si no es con tacones, no puedan conquistar el mundo desde su oficina o escritorio, sólo que todo tiene que tener una estructura",
compartió Navarro.

Y aunque recientemente se han dado casos en los que algunas famosas han aparecido sin tacones en las alfombras rojas, no parece ser el inicio de una renuncia masiva a ese calzado.

En mayo pasado, Gal Gadot lució unas sandalias durante las actividades de prensa de la película Mujer Maravilla porque tenía problemas de espalda, y en la pasada edición de los SAG Awards Millie Bobby Brown lució unos tenis Converse porque ¡es una niña!

ng>


Es más, varios estilistas personales sostienen que sus clientas no han optado por desfilar con zapatos de piso en alguna alfombra roja y por eso han optado por llevar crema con xilocaína o marihuana para aliviar el dolor.

"Personalmente amo a una chica con tacones en la alfombra, les da otra actitud y postura, un no sé qué de fuerza y elegancia. Además mayor altura lo que siempre es mucho mejor para la silueta de un vestido largo", expresó el estilista Philippe Uter a The Hollywood Reporter.

El problema surge cuando el uso de zapatos altos se impone, como sucedió con el llamado #flatgate, la política del Festival de Cine de Cannes que obligaba a las mujeres a portarlos y que generó la molestia de varias famosas.

"Si no vas a pedirle a los hombres que vistan tacones y vestido, tampoco me lo puedes pedir a mí", dijo Kristen Stewart a The Hollywood Reporter el año pasado.

Y es que si se siente cómo medida de opresión ninguna mujer los utilizará.

"Si en Cannes no lo hubieran dicho todo mundo desfilaría con tacones porque se entiende que es una alfombra roja. Pero si me dices que es obligatorio, entonces me rebelo y llego en sneakers", sostuvo la consultora de imagen.

Al final, el tamaño del tacón debe ser una opción para las mujeres y algo que verdaderamente les dé empoderamiento, ya sea con cuatro o 15 centímetros.

"Se reduce a la comodidad, siempre debe ser tu elección. A veces quieres usar flip flops y sí, mis días de zapatos altos cada vez son menos, pero me encantan los tacones.

"Para mí es una cuestión de decisión personal, de cómo te sientes y no creo que tenga que ver si es un asunto de empoderamiento o de opresión hacia la mujer",
opinó la actriz Eva Mendes en entrevista con Grupo Reforma.

Luego entonces, parece que los tacones son sólo símbolo de opresión ¡para los pies!

En esta nota:
  • tacones
  • feminismo

Y tú, ¿qué opinas?