Optan 10 mil 981 por muerte digna

Desde su oficialización el 7 de enero de 2008, en la CDMX 10 mil 981 personas han firmado la voluntad anticipada.

Por: Redacción AM

En la Sedesa se enseña a familiares de pacientes terminales los cuidados que deben recibir en casa, convirtiéndose así en los cuidadores primarios. Foto: Especial

En la Sedesa se enseña a familiares de pacientes terminales los cuidados que deben recibir en casa, convirtiéndose así en los cuidadores primarios. Foto: Especial

Desde su oficialización el 7 de enero de 2008, en la CDMX 10 mil 981 personas han firmado la voluntad anticipada.

De ellos, 8 mil 070 lo hicieron con antelación y ante un notario público.

El resto han sido formatos que han suscrito pacientes terminales o familiares, cuando estos ya no están en posibilidad de hacerlo por mano propia, en hospitales locales y federales de la Ciudad.

La voluntad anticipada está vinculada a los cuidados paliativos a fin de decidir qué tipo de atención médica se desea para la última etapa de la vida.

"Se ha comprobado que esta atención -que está centrada principalmente en el manejo del dolor y en el manejo de los síntomas- permite que la persona transite por esta etapa de una mejor manera", explicó Maricruz Medina Mora, responsable del programa de Voluntad Anticipada de la Secretaría de Salud local (Sedesa).

La mayoría de las que lo han hecho con antelación son mujeres, es decir, el 64.1 por ciento, mientras que los hombres representan el 35.9 por ciento.

Aunque han pasado poco más de 10 años desde que se aprobó esta ley en el Pleno de la Asamblea Legislativa (ALDF), Medina Mora explicó que aún se llega a confundir "voluntad anticipada" con "eutanasia", por referirse a la misma etapa de la vida.

La eutanasia, recordó, es una acción deliberada para provocar la muerte de una persona.

"Es un suicido asistido", refirió.

En cambio el "buen morir" es la puesta en marcha de cuidados paliativos que no están relacionado con el tiempo de vida, sino con la calidad de la misma.

En la muerte digna, los cuidados que se dan priorizan mitigar el dolor y hacer un manejo adecuado de los síntomas de los enfermos.

"Hablar de que una enfermedad pudiera ser la causa de la muerte de una persona debería ser un tema que hablemos desde siempre, desde el principio. De una atención médica y eso facilitaría las tomas de decisiones a lo largo del tratamiento", consideró la especialista.

En la Sedesa se enseña a familiares de pacientes terminales los cuidados que deben recibir en casa, convirtiéndose así en los cuidadores primarios.

Aunque pudieran donar sus órganos -y en algunos casos han aceptado hacerlo- la mayoría de los pacientes que son candidatos a recibir atención paliativa no pueden hacerlo.

La CDMX fue pionera en la aprobación de la Ley de Voluntad Anticipada y a la fecha ya suman 15 entidades donde esta normatividad se aplica.


Aunque lo ideal, consideró la especialista, es que cada estado tuviera su propia ley y se trabajara en conjunto.

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:
  • muerte

Y tú, ¿qué opinas?