Noticias

Otro equipo no le ofrece la historia que Boselli ha hecho en León

¿Cuándo comenzó la ruptura entre directiva y Mauro Boselli?

Por:

Boselli ha marcado 130 goles, ganado tres títulos de goleo y el bicampeonato con León.(Archivo)

Boselli ha marcado 130 goles, ganado tres títulos de goleo y el bicampeonato con León. | Archivo

¿Por qué llegaron a ese punto? Es tema para otra columna.

Yo todavía me lo pregunto, me doy una idea, pero aún me lo pregunto.

Una guerra asimétrica es aquella donde las fuerzas son desiguales, donde uno de los bandos es muy superior en armas y número.

El Club León es parte de una industria, una negocio voraz donde los equipos compiten pero también forman un bloque, un dique para que las reglas que los tienen en la cima de la 'cadena alimenticia' prevalezcan.

En el futbol de nuestro país, el enfrentamiento entre un equipo y un jugador es una batalla asimétrica a favor de los clubes... casi siempre.
La clave está en una palabra: Tiempo.

El León no renovó a Boselli. Lo quiso llevar hasta un punto en el tiempo donde se agotara el margen de maniobra para el jugador. Si Martínez sabía que iba a ofrecer menos de lo que gana actualmente, ya que está destinando recursos para edificar un nuevo estadio, porqué no lo habló antes con el jugador o su representante.

¿Hay tema más importante en el futbol que cuidar lo relación con los jugadores? Claro que no.

No fue por descuido, fue una estrategia: agotar el tiempo y establecer condiciones, reducir el margen de acción del jugador que difícilmente puede ir a otro equipo de la Liga Mx sin antes tener la venia del León.

¿Y a dónde más quisiera ir un goleador que está a siete tantos de ser el máximo goleador en la historia del club? Pues a ningún otro equipo de la Liga Mx.

Mauro gana bien, lo desquita en el terreno de juego; vive bien y quiere seguir en la ciudad, tiene su casa y negocios en León.

Difícilmente le pagarán lo que gana en el León en otro equipo. Pero más complicado aún que un club le ofrezca hacer tanta historia.

En ese escenario, la 'guerra' es asimétrica, no hay modo de que Boselli le pueda competir al León.

Pero el factor tiempo cambió las condiciones de la disputa.

Un futbolista de calidad y palmarés como la de Boselli es cotizado.

Que no se diera un acercamiento para renovar en los tiempos donde la cancha era pareja, pudo despertar en el jugador un sentimiento de molestia, de maltrato.

La FIFA y su reglamento tienen un tiempo de protección para el jugador, un arma para ayudarlos a defenderse de una posible 'guerra' asimétrica.

Les dieron un lapso: seis meses que les garantizan que puedan ser dueños totales de sus decisiones, hasta donde les sea posible, para seguir trabajando.

El León firmó un contrato hasta el 30 de junio con Boselli. Pero a partir del 30 de diciembre de este año, Mauro es libre de contratarse con quien mejor le parezca sin tomar participación al equipo Esmeralda.

Una oferta, cero acercamientos de parte del club faltando tiempo para llegar a esa barrera, a esa frontera reglamentaria donde la FIFA empodera al jugador, abre un abanico de posibilidades para el futbolista.

Si tiene cartel y proyección, permitir que la fecha del contrato se acerque a su fin y no blindarlo lo convierte en blanco fácil de propuestas muy importantes en lo económico, en escenarios donde los clubes con los que tienen contrato no recibirán dinero por la venta.

Jugadores atractivos por su juego y muy apetecibles por los negocios. Eliminas al intermediario y te arreglas directo con el jugador.

Es el caso de Boselli.

No hubo oferta, se llegaron los tiempos, la balanza se inclinó a su favor. La 'guerra' asimétrica tiene otro protagonista: el jugador.

Bajo este escenario es factible que el delantero histórico del León ya tenga una oferta importante de algún club (evidentemente) fuera de México.

Sigo creyendo que es muy complicado que siga en la Liga Mx.

No hay oferta, y en este momento, en este punto del contrato, tampoco la intención de seguir. Entonces es factible rechazar la oferta del club actual, todo en aras de cerrar el contrato con el equipo ofertante.

¿Dónde nos daremos cuenta?

Fácil, el próximo primero de enero, seis meses menos un día para que concluya la vigencia del contrato, aparecerá el nombre del equipo y por qué no, hasta una firma del jugador. El Club León tendría la oportunidad de obligarlo a que cumpla su contrato, a sabiendas de que ya no quiere estar más, y arriesgando a que se la pase en la banca , o dejarlo ir antes de la finalización. En ambas opciones sin recibir un solo dólar por la transacción.

Así es el guerra, donde hay bajas, donde hay enfrentamientos, donde hay recursos, pero también estrategia.

El tiempo corre y el León tiene hasta este Draft para acomodar a Boselli en algún equipo en la Liga Mx. Corre el riesgo de que se vaya sin recibir un sólo peso, si no se arregla en México. Y afectar obviamente en el armado del equipo para la próxima temporada.

A partir del 31 de diciembre Boselli pudiera arreglarse con otro club, ver al mejor postor pero lejos del balompié mexicano.

Me sigo preguntando en qué momento se llegó a este punto entre la institución y el jugador. Una relación plagada de grandes logros y muy buenos momentos.

Deberían de firmar la paz. Suena raro verlos como enemigos, pero pues así es la paz: se hace entre enemigos, no entre amigos.

Te puede interesar

En esta nota:
  • Boselli León
  • León Boselli
  • Mauro Boselli León
  • Boselli

Comentarios