Papa Francisco levanta secreto pontificio en casos de pederastia

La promulgación de la nueva ley ordena cooperar con la justicia y prohíbe la imposición de silencio a las víctimas de abusos.

Avatar del

Por: El País

El Papa Francisco promulgó hoy dos nuevas leyes. Foto: AP

El Papa Francisco promulgó hoy dos nuevas leyes. Foto: AP

Roma, Italia.- El Papa Francisco, en el día de su cumpleaños 83, promulgó dos nuevas leyes que, entre otras cosas, levantarán el secreto pontificio.

Este secreto viene impuesto por el Pontífice en asuntos e investigaciones de particular gravedad en los casos de abusos a menores por representantes de la Iglesia.

La nueva norma propone terminar con la ley del silencio que tantos años ha rodeado los casos de abusos y agilizará la tramitación de las denuncias y su posible traspaso a las autoridades civiles, en caso de que el país donde se hayan producido obligue a ello, tal y como sucede ya en Estados Unidos.

Mantienen secreto de confesión

La ley, conocida como motu proprio, no afecta al secreto de confesión, que sigue completamente vigente también para este tipo de delitos.

La norma, que entrará en vigor inmediatamente, también subraya que existirá el deber general de cooperar con la justicia cuando haya mandatos ejecutivos.

Es decir, se terminó esconder las miserias con la excusa del "secreto pontificio" y las diócesis de cada país deberán proporcionar toda la documentación sobre los procesos y denuncias en curso que posean y que solicite la autoridad judicial.

Aumenta colaboración

Andrea Tornielli, director editorial de la Santa Sede, resume así la ley.

Los documentos no serán de dominio público, pero, por ejemplo, se facilitará la posibilidad de una colaboración más concreta con el Estado.

La nueva norma es un paso más en la apertura del actual pontificado al problema de los abusos a menores y uno de los aspectos que se reclamó en la cumbre dedicada al asunto en febrero.

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?