Preocupa a expertos reforma a pensiones

Aseguran especialistas que reducir la edad de 68 a 65 para ser beneficiario e incrementar el monto hasta 6 mil pesos en 2024, afectará las finanzas públicas

Avatar del

Por: Redacción

Proponen poner un tope máximo a las pensiones del sector público no fondeadas./A.Reforma

Proponen poner un tope máximo a las pensiones del sector público no fondeadas./A.Reforma

Ciudad de México.- La nueva propuesta de bajar edad de jubilación y aumentar el monto de pensiones del presidente López Obrador comprometen las finanzas del País, así lo advierten especialistas.

Señalan que las modificaciones anunciadas por el Mandatario federal al programa de pensiones para adultos mayores generará afectaciones a las finanzas públicas y a la movilidad social de las personas.

Durante la reunión del Grupo de Trabajo para la Transición Hacendaria -creada por la Cámara de Diputados para analizar la pertinencia de una reforma fiscal en la próxima Legislatura-, aseguraron que si bien se han realizado modificaciones legales correctas en materia de pensiones, reducir la edad para ser beneficiario del programa de 68 a 65 años y aumentar el monto de los apoyos paulatinamente hasta llegar a 6 mil pesos en 2024, generará presiones a las finanzas públicas, porque se convertirán en un gasto recurrente para el cual no hay recursos recurrentes.

Héctor Villareal, director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), indicó que las pensiones no contributivas tienen un fundamento social de mucho mérito. No obstante, insistió en que las modificaciones anunciadas por López Obrador en marzo pasado, complicarán el ya de por sí difícil panorama financiero del País.

Recordó que de acuerdo con proyecciones del Centro que dirige, para 2024 el gasto federal en pensiones, incluyendo las no contributivas, ascendería a 6.5% del PIB, lo que podría dañar el sistema fiscal completo, toda vez que a ello hay que sumar el servicio de la deuda.

Villarreal propuso comenzar a hacer un cálculo adecuado del tamaño de los pasivos del País, poner un tope máximo a las pensiones del sector público no fondeadas, revisar la exención que actualmente existe para los pagos de hasta 25 UMAS y comenzar a hablar de un sistema nacional de pensiones, a fin de evitar la fragmentación que actualmente existe.

'Necesaria reforma' 

 

Enrique Díaz Infante, del Centro de Estudios Espinosa Yglesias, señaló que aunque a lo largo del sexenio se han realizado algunas modificaciones en el sentido correcto, lo que se ha evitado es una reforma en materia de pensiones que, desde su punto de vista, debería de ir acompañada de una en materia hacendaria.

El especialista calificó como una mala decisión reducir a 65 años la pensión para adultos mayores, toda vez que los costos que esto implicará podría tener consecuencias graves en materia de movilidad social.

Precisó que desde el sexenio de Enrique Peña Nieto se le han quitado recursos a los rubros de salud, educación e infraestructura para el pago de pensiones, cuyo costo hoy asciende a alrededor del 5% del PIB.

(Con información de Agencia Reforma)

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?