Noticias

Se derrumban esperanzas; cumbre Trump-Kim acaba en fiasco

Se esperaba que Estados Unidos y Corea del Norte dieran un paso en su relación para llegar a acuerdos de desnuclearización y fin a sanciones, pero no fue así.

Avatar del

Por: El País / Hanoi, Vietnam

Los presidentes Donald Trump  y Kim Jong-Un con sus equipos de trabajo. Foto: AP

Los presidentes Donald Trump y Kim Jong-Un con sus equipos de trabajo. Foto: AP

Un gran fiasco. La cumbre de Hanoi, Vietnam, entre el presidente de EU, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-Un, concluyó sin acuerdo, sin una hoja de ruta sobre cómo proceder y con la credibilidad del proceso de negociación considerablemente dañada.

Después de que los líderes se marcharan cada uno por su lado del histórico hotel Metropole, les corresponderá ahora a los equipos negociadores de los dos bandos recoger los pedazos. Y sobre Trump pende ahora la responsabilidad de demostrar que este proceso de conversaciones puede arrojar resultados y es algo más que un carísimo reality show diplomático.

En una rueda de prensa tras la reunión, que fue pensada para echar las campanas al vuelo, Trump terminó dando explicaciones.

Podíamos haber firmado un acuerdo, pero no creí que fuera apropiado. Hay veces en que te tienes que marchar.

Trump en la rueda de prensa tras la reunión, acompañado del secretario de Estado Mike Pompeo. Foto: AP

Los obstáculos en la reunión

El problema se debió a diferencias insalvables en las expectativas de cada equipo y a un aparente error de cálculo sobre lo que cada parte estaba dispuesta a ceder.

Según explicó el presidente estadounidense, Corea del Norte había accedido a desmantelar su centro nuclear de Yongbyon, el corazón histórico de su programa de armamento, a cambio del levantamiento de todas las sanciones impuestas contra este país. Algo que Estados Unidos no quería dar. Y Pyongyang se negaba a incluir otras instalaciones nucleares, como le exigía Washington.

Estaban dispuestos a desnuclearizar una gran parte de las áreas que queríamos, pero no todas. Así que tuvimos que levantarnos de la mesa.

Diferentes interpretaciones

En resumen, el gran problema de todo el proceso es la diferente interpretación que cada parte hace de la palabra “desnuclearización, que pudo más que todos los buenos deseos.

Para Corea del Norte, se trata de un término vago, algo a conseguirse en algún momento en el futuro y que debe incluir la desaparición del paraguas nuclear estadounidense que protege a Corea del Sur pero amenaza su territorio.

Para Estados Unidos, es el desmantelamiento completo y verificado del armamento no convencional norcoreano y sus instalaciones de producción.

Ambos mandatarios iniciaron la cumbre desde el miércoles, en Vietnam. Foto: AP

Las conversaciones van a continuar, aunque ahora a nivel técnico, para tratar de aproximar posiciones.

De momento, no hay una tercera reunión de los líderes en el horizonte. Y la sensación que deja Hanoi es la de una oportunidad desperdiciada que, quizá, no vuelva a presentarse.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?