Noticias

Seis claves para ahorrar en los supermercados

Una compra inteligente te va a permitir llevarte a casa sólo aquello que realmente requiere

Avatar del

Por: CONTENIDO PATROCINADO

Seis claves para ahorrar en los supermercados

Seis claves para ahorrar en los supermercados

Ahorrar al ir al supermercado es posible. A nadie le gusta gastar más dinero de la cuenta cuando llega el momento de hacer la compra. Es cierto que a veces resulta muy sencillo sucumbir ante productos que no necesitamos, e incluso hay ocasiones en las que ni siquiera prestamos la suficiente atención para optimizar los recursos de los que disponemos. Ante situaciones así, lo mejor es seguir una serie de pautas que ayudarán a economizar el carrito de una manera significativa.

Una compra inteligente te va a permitir llevarte a casa sólo aquello que realmente requiere tu cocina y a los mejores precios, logrando de esta forma que a final de mes la sensación de haber ahorrado sea fácilmente constatable con sólo echar un vistazo a tu cuenta corriente. Existe todo un arsenal de recursos orientado al ahorro cuando llega la hora de ir al supermercado, y es que resulta vital mantener una buena organización si no queremos caer en las garras de un escenario que está perfectamente estructurado para que compres más. A continuación, te mostramos una lista con algunas de las mejores claves para salir triunfador.

Los descuentos

Otra de las formas más comunes de ahorro a la hora de la compra la podemos encontrar en los cupones con descuento y los códigos promocionales. Los supermercados realizan constantemente este tipo de promociones para conseguir atraer al consumidor. Las podemos encontrar en internet o en los propios folletos que nos llegan al buzón. Chedraui folleto es un buen ejemplo de ello. La cuestión es estar pendiente para no perder la oportunidad.

La lista de la compra

Confeccionar una lista de la compra antes de ir a comprar no es algo tan superficial como podría parecer en un primer momento. La idea es ir anotando todo aquello que realmente se necesita, sin dejar espacio al capricho, pues aunque no lo parezca, si caemos en este tipo de concesiones acabaremos lamentándolo cuando llegue el turno de pasar por la caja.

Hay que centrarse exclusivamente en aquellos productos que constituyen todo aquello que no puede faltar en una cocina, dejando de lado aquellos otros que tienen un carácter más secundario. Es decir, hay que apostar por lo imprescindible y dejar de lado el antojo. En este contexto, resulta aconsejable no hacer una lista de la compra cuando se tiene hambre, pues de esta forma lo único que vamos a conseguir es engordar la lista de manera absurda.

Las nuevas tecnologías también contribuyen de manera positiva en una tarea como esta. A día de hoy es fácil toparse con cualquier aplicación para teléfonos móviles capaz de gestionar adecuadamente una lista de la compra que acabe siendo eficaz. Sin duda, nunca está demás invertir en este tipo de herramientas.

Los folletos

Todos los supermercados se encargan de publicar periódicamente una serie de folletos, como los de Bodega Aurerrá, con todas las ofertas de la semana, de la quincena o del mes. Estar pendiente de esto supone una gran ventaja, pues en ocasiones es posible acceder a precios realmente interesantes con sólo pasar un par de páginas.

Los packs

Comprar en grandes cantidades se ha convertido en una forma de ahorro. El formato de grandes dimensiones de los productos supone llevar más cantidad a un precio más reducido, por lo que resulta más conveniente que el formato pequeño.

Ahora bien, hay que tener cuidado con este tipo de decisiones, pues esta modalidad de compra sólo tiene sentido si vamos a ser capaces de consumir los productos antes de que llegue su fecha de caducidad. De lo contrario, todo habría sido en vano, pues acabaríamos desaprovechando gran parte de la compra, con las pérdidas económicas que ello lleva aparejados.

Saber mirar es importante

La ubicación de los productos en las estanterías de los supermercados no se lleva a cabo de una manera aleatoria, sino que existe todo un procedimiento de marketing que se encarga de ello. De esta forma, los productos con un precio más elevado suelen estar colocados a la altura de los ojos, ya que así se aseguran de que éstos sean los primeros que procesamos mentalmente. Frente a esta estrategia psicológica, lo mejor es tomarse el tiempo necesario para llevar la mirada hacia aquellos espacios de la estantería en los que en un primer momento no nos habíamos fijado.

Bolsas propias

Todos los supermercados cobran dinero a los clientes por las bolsas de plástico. La mejor opción para ahorrar, aunque sean pequeñas cantidades, es llevar nuestras propias bolsas. Piensa que a largo plazo pueden resultar significativo haber ido acumulando todos estos céntimos de manera prolongada.

En esta nota:
  • Contenido Patrocinado

Y tú, ¿qué opinas?