Cervezas y gorditas ya venden a turistas que llegan al socavón

Pese a lo peligroso que representa estar en la zona, vecinos cercanos al socavón en Puebla aprovechan y venden gorditas y hasta cervezas a los visitantes

Avatar del

Por: Noé Laguna

El socavón de Puebla continúa creciendo y con ello cientos de visitantes llegan pese a lo peligroso. Ya venden gorditas y cervezas en la zona./FOTO:  Captura  de pantalla

El socavón de Puebla continúa creciendo y con ello cientos de visitantes llegan pese a lo peligroso. Ya venden gorditas y cervezas en la zona./FOTO: Captura de pantalla

Puebla. Sin importar las recomendaciones que ha dado a conocer Protección Civil y el Gobierno estatal, cientos de personas han acudido a la zona del socavón en Santa María Zacatepec, junta auxiliar de Juan C. Bonilla para verlo de cerca y ante ello, vecinos de la región aprovechan para también vender hasta micheladas.

Lo que comenzó como un simple hoyo hoy en día se ha creado un enorme socavón que rebasa los 130 metros de diámetro, donde además alcanzó fama después de que dos perritos que cayeron fueran rescatados.

Ante ello y conforme ha pasado el tiempo, decenas de personas comenzaron a llegar para ser testigos de este fenómeno que ha llamado la atención de la prensa internacional.

Hoy en día, quienes visitan este lugar, el cual se encuentra acordonado a varios metros de donde se encuentra el socavón, no solo aprovechan para tomarse una foto, sino también para hacer de este momento algo especial y disfrutar de los diferentes antojitos que venden como las tradicionales gorditas con su refresco.

 De acuerdo con Milenio, la familia Osorio Mendizábal no le importó viajar por 3 horas desde Tehuacán para ser testigos de este fenómeno y disfrutar de un rato entre todos.

Es algo nuevo que estamos experimentando por parte de la naturaleza y no sabemos si va a seguir creciendo o así se quede [...] Es demasiado grande, en fotos se ve muy pequeño, pero ahorita que estamos en vivo y a todo color se ve impresionante, la naturaleza en sí", comentó un miembro de la familia.

Venden hasta micheladas

Así como ellos, más visitantes no solo del país sino también del extranjero llegan para ver de cerca el socavón y claro, los habitantes no dejan pasar la oportunidad de vender desde jugos, refrescos o si es mucha la sed una cervecita preparada.

La zona está resguardada por elementos de Seguridad y del Ejército, pero aún así los turistas llegan ya sea con una cerveza en mano o ahí mismo se surten y hasta en el mejor de su  caso les venden micheladas con botana.

Hasta el momento, ninguna autoridad sabe a ciencia cierta hasta cuando deje de crecer el socavón que ya consumió una casa e incluso alcanzó una grieta a uno de los caminos aledaños.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?