Noticias

Subastan piezas prehispánicas de México en cientos de miles de euros

De un lote de 120 piezas, la casa francesa Millon subasta cerca de la mitad de ellas esta mañana. Una de las piezas alcanzó el precio de 260 mil euros.

Avatar del

Por: Agencia El Universal

La colección de piezas prehispánicas de las culturas teotihuacanas, mayas y olmecas se realizó en París.

La colección de piezas prehispánicas de las culturas teotihuacanas, mayas y olmecas se realizó en París.

CDMX.- Aproximadamente la mitad del lote, conformado por 120 piezas, de la subasta de Millon se vendió hoy miércoles en París a las 15:30 (hora local).

Una de las piezas alcanzó el precio de 260 mil euros (el precio no incluye comisión), el valor máximo obtenido en toda la subasta.

Se trata de la de la diosa del agua Chalchiuhtlicue sentada sobre sus piernas. Según la descripción del catálogo de casa Millon, la deidad que porta un huipil de tres páneles triangulares, tiene un rostro sentimental que transmite intensidad.

El valor de salida de la estatua de piedra volcánica tallada, con el número 210008 de certificación de exportación como bien cultural, oscilaba entre los 40 y 60 mil euros.

A pesar de las peticiones de México para que no se llevara a cabo la subasta "Art precolombien dont collection Aurance e Succession Wagner", la casa Millon llevó a cabo la venta de la colección que incluía 95 piezas pertenecientes a las culturas teotihuacanas, mayas, olmecas, así como a los estados de Guerrero y Oaxaca.

La subasta

De acuerdo con la agencia EFE, la colección total de la subasta, en parte propiedad del matrimonio de coleccionistas Manichak y Jean Aurance; tiene máscaras y figuras cuyo precio estimado se eleva en algunos casos a 80 mil euros (88 mil dólares). Y, según informa la cuenta de Instagram @arts_premier, la familia adquirió las piezas alrededor de la década de los 60 a través de galerías expertas en el área.

La subasta "Art precolombien dont collection Aurance e Succession Wagner" duró cerca de dos horas y media, aunque en los primeros minutos de la venta se saltaron 39 lotes. No se sabe con certeza el por qué de esta situación, aunque conforme avanzaba la subasta se saltaban diversas piezas que no obtenían ofertas de manera rápida.

Las ofertas aumentaron tras la segunda venta, la del lote n.º 41 que consiste en una estatua de un mono, con expresión agresiva, originario de Veracruz y perteneciente a los años 900 y 1200 d.C. La escultura se vendió en 8 mil 800 euros, cuando su valor de salida se estimaba en 4 mil euros.

Entre las ventas se destacó la del lote n°54, un bajo relieve de la cultura maya que logró posicionarse como una de las ventas más altas de la subasta con una oferta de 50 mil euros, cuando se esperaba obtener 30 mil.

Sin embargo, también sorprendió el hecho de que joyería de oro proveniente de Colombia no alcanzara ni siquiera el valor inicial; así como la poca oferta por parte de los clientes para el lote nº107: una "magnifica escultura antropomorfa" proveniente de Campeche con valor inicial de 60 mil euros. Los compradores sólo ofertaron entre 40 y 45 mil euros, por lo que la pieza no fue vendida.

Piezas no auténticas

La transacción se llevó a cabo pese a que el Instituto Nacional de Antropología e Historia interpuso una denuncia ante la Fiscalía General de la República, con el apoyo de la UNESCO a México, pues además advirtió que 23 de estas piezas no son auténticas.

Lamentan rechazo a suspensión

El embajador de México en Francia, Juan Manuel Gómez Robledo, lamentó que lamentó que a pesar de todas las gestiones diplomáticas que se llevaron a cabo, la casa de subastas Millon decidió no suspender la venta de piezas precolombinas que pertenecen al patrimonio cultural mexicano.

Gómez Robledo, expuso que se acudió a los canales diplomáticos correspondientes e incluso judiciales, para evitar que se subastaran 95 piezas que pertenecen al patrimonio cultural mexicano, específicamente de lugares como Teotihuacán, Guerrero, Oaxaca, así como de diversos estados del sureste, en la región de la cultura Olmeca y Maya.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?