Noticias

Toman refresco desde los 6 meses

Preocupa a especialistas el alto grado de bebidas azucaradas que ingieren bebés, lo que les provoca mala alimentación y obesidad.

Por: Redaccion AM

Autoridades médicas invitan a no dar bebidas azucaradas a los lactantes. Foto: Agencia Reforma

Autoridades médicas invitan a no dar bebidas azucaradas a los lactantes. Foto: Agencia Reforma

Los bebés mexicanos consumen bebidas azucaradas y alimentos dulces desde los 6 meses de vida, lo que se traduce en una ingesta calórica excesiva que los pone en riesgo de padecer obesidad, refirió Salvador Villalpando, especialista del Hospital Infantil de México.
El jefe del Departamento de Gastroenterología y Nutrición del instituto advirtió que el 34% de los niños de 6 a 11 meses consume bebidas azucaradas y al llegar a los 4 años, el 78% de los niños las toma.
El consumo de alimentos dulces como pasteles, galletas, pan dulce y postres también es común en los bebés, pues el 43% de los pequeños de 6 a 8 meses los consume, al igual que el 87% de los niños de 2 a 3 años.
En tanto, apenas el 20% de los niños de 6 meses a 4 años consume vegetales y el 50% come fruta.
El alto consumo de bebidas y alimentos dulces se refleja en una excesiva ingesta calórica en los bebés, de hecho, los niños de 1 a 2 años consumen 221 kilocalorías extra al día y los de 2 a 3 años ingieren 240 kilocalorías más de las que necesitan al día.
Destacó que la mala nutrición de los niños se refleja en dos problemas que parecen opuestos, la obesidad y la anemia.
“En los niños de 5 a 11 años, de 28% de sobrepeso y obesidad en los años 90, pasamos a 37% en la Ensanut (Encuesta Nacional de Salud y Nutrición) 2012; por otro lado, 38% de niños mexicanos entre 12 y 23 meses de edad tienen anemia por deficiencia de hierro y esto es un problema muy grande que afecta el neurodesarrollo de los pacientes”, afirmó.
Ante esta problemática, el Hospital Infantil de México, en colaboración con otras instituciones, desarrolló el “Consenso para las prácticas de alimentación complementaria en lactantes sanos”, para orientar a los profesionales de la salud y los padres sobre la alimentación correcta de los bebés. 
“Tenemos que quitar las prácticas de introducción de sustitutos inadecuados en los primeros 2 años de vida de los niños, principalmente bebidas azucaradas, refrescos e inclusive la leche entera de vaca.
“Las prácticas están siendo guiadas por formas culturales, por ambientes que llamamos obesigénicos, el bombardeo mercadológico de estos sustitutos inadecuados y nosotros hacemos un posicionamiento claro en relación a reducir importantemente el consumo para evitar las azúcares añadidas en la dieta de los niños e incluir una buena cantidad de hierro”, exhortó Villalpando.
La Clínica de Obesidad del Hospital Infantil de México atiende cada año 400 casos de obesidad infantil en menores desde 1 año y medio de vida hasta 16 años.
El 94% de los pacientes no logra apegarse al tratamiento y mantener la pérdida de peso después de 6 meses de integrarse al programa, por eso Villalpando llamó a actuar para prevenir la obesidad desde que los pequeños empiezan con alimentación complementaria después los 6 meses de lactancia materna exclusiva.

Guía: Los bebés no deben consumir bebidas azucaradas, pero tampoco otros líquidos como atoles, licuados y tés endulzados porque son ricos en azúcares y no aportan nutrientes.

Rica en hierro:  Dieta complementaria a partir de los seis meses, carne de cerdo, huevo y frijoles, que son buena fuente de hierro

Comentarios