Noticias

Tras 'jaloneos' en Morena por Mesa Directiva, presumen unidad y fortaleza

En entrevista, Mónica Fernández, presidenta de la Mesa directiva del Senado, estima el valor de la unidad que tiene la bancada morenista.

Avatar del

Por: Agencia Reforma

Mónica Fernández, legisladora tabasqueña que está al frente de la presidencia de la Mesa Directiva del Senado. Foto: Agencia Reforma

Mónica Fernández, legisladora tabasqueña que está al frente de la presidencia de la Mesa Directiva del Senado. Foto: Agencia Reforma

CDMX.-Después de un jaloneo interno en la bancada de Morena, Mónica Fernández asumió la presidencia de la Mesa Directiva del Senado.

Ahora, estima que sin unidad la fracción mayoritaria no tendrá la fortaleza necesaria para impulsar leyes. Y sostiene que los jaloneos fortalecieron al grupo.

La legisladora tabasqueña dice en entrevista con Reforma que aspira a preservar la legalidad y a redignificar el Poder Legislativo.

Pregunta: Antes de usted sólo tres mujeres ocuparon el asiento que hoy tiene. ¿Qué le dice esto?

Respuesta: Es un gran honor, un gran compromiso y un gran reto, porque las mujeres que me antecedieron fueron de primer nivel, pioneras en este trabajo.

P: Esa es la parte amable de su elección, pero el rostro duro es que en nombre de la paridad pareciera ser que se aprovechó para evitar la ambición reeleccionista de Martí Batres.

R: Verlo de esa manera es un tanto ofensivo para las mujeres. Los resultados de una elección muy concurrida indicaron que la Cámaras de Diputados y el Senado estuvieran conformadas con paridad, con la mitad de hombres y la mitad de mujeres. Era un acto de congruencia. Cuando empezaron las voces de que fuera una mujer, es válido que pudiera darse esta transición. Cuanto lo utilizan diciendo que es por una venganza, era obligado que fueran mujeres las presidentas en ambas Cámaras.

P: ¿Cómo queda la fracción de Morena después del jaloneo?

R: Bastante bien. ¿Por qué? Porque acabas de decirlo de la mejor manera: hubo un jaloneo, es cierto, sí hubo un jaloneo, pero no de grupos, no esta confrontación interna que decían que había. Había inconformidad, esa era la realidad. Hubo jaloneo, tensión, pero eso nos obligó a hacer una reflexión y nos obligó a encontrar mecanismos y soluciones adecuadas para salir fortalecidos. Somos conscientes de que podemos ser una mayoría y podemos sacar nuestras cosas por mayoría, pero si no estamos unidos, si no privilegiamos la cohesión del grupo, nuestra fortaleza se desvanece. Se privilegió que fuéramos diversas personas las propuestas de Morena para encabezar la Mesa Directiva. Las cosas siempre pasan por algo, y esto nos sirvió para fortalecernos y cohesionarnos como grupo.

P: Hay una paradoja: el senador Martí Batres ahora está proponiendo rotar tanto la presidencia del Senado como de la Junta de Coordinación Política, por partido como por género. ¿Está de acuerdo?

R: Es una propuesta que habrá que analizarse. Si lo está haciendo a través de una iniciativa, haremos la tarea conducente.

P: Pareciera ser que a Morena le ocurre lo que al PRI: por su fortaleza, pareciera incurrir en abusos de poder.

R: Vale la pena hacer un análisis. En el Senado somos mayoría, pero hemos privilegiado sacar todos los temas por consenso y por mayorías unánimes. Las grandes reformas las logramos por consenso, no utilizamos mayorías avasalladoras. Unidos es nuestra fortaleza, pero también estamos conscientes de que tenemos que construir nuestras mayorías en el pleno.

P: ¿No va a impactar la lucha por la dirección de Morena el trabajo legislativo?

R: Espero y deseo que no. Todos los militantes de Morena debemos aspirar a sobreponer el interés que nos tiene aquí: lograr las transformaciones que requiere el país. Aspiro a tener la madurez suficiente para que se den las transiciones que se tengan que dar en nuestro partido y que no antepongamos nunca el proyecto que nos mueve.

P: El Ejecutivo ya les jaló las orejas...

R: En una reunión que tuvimos con él (López Obrador), más que jalarnos las orejas, hizo una reflexión pertinente y que debemos de tomar en cuenta quienes estamos comprometidos con esto. Yo soy morena fundadora y para mí es importante una reflexión de esta naturaleza: estamos aquí porque afuera nos pidieron que estuviéramos aquí para impulsar un proyecto. Si no perdemos de vista esto, podemos ir transitando.

P: ¿Qué le diría a los radicales y moderados de su partido?

R: Invitarlos a que estemos en la misma dinámica. Debemos estar con los pies en la tierra siempre, saber cuál es nuestra función y cuáles son nuestros valores.

P: El disenso es clave en la construcción de acuerdos...

R: Sí, porque no podemos creer que vamos a encontrar la uniformidad de pensamiento, que todos van a estar de acuerdo con nuestras propuestas. El Parlamento es el espacio para poder disentir.

P: ¿A qué invita al bloque opositor?

R: Tampoco me atrevería a darles ninguna recomendación. Pero qué les puedo decir: opositores y no opositores, todos tenemos una responsabilidad que cumplir y debemos anteponer el bien de la sociedad. Al menos en este primer año, todos los grupos han mostrado gran madurez y entre todos podemos construir.

P: ¿Cómo dar satisfacción al Ejecutivo sin avasallar al Legislativo?

R: Nuestra relación con el Ejecutivo tiene que seguir siendo una relación de respeto a la autonomía de cada Poder. Como presidenta del Senado, Morena pasa a un segundo término porque mi responsabilidad es velar por la institucionalidad del Senado. Y tengo que privilegiar la legalidad.

P: ¿Rechaza ser extensión del Ejecutivo?

R: Por supuesto.

P: ¿Impulsará la propuesta de reducir las prerrogativas a los partidos políticos?

R: -Sí, definitivamente.

P: ¿Y la reducción del número de integrantes del Senado?

R: Sí, pero no como lo han planteado tajantemente.

P: ¿Sí quiere sacudir al régimen político y electoral?

R: Tenemos que hacer una gran transformación.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?