Esconden trata de personas en casos de desaparecidos

Coinciden comisionado y activista pro víctimas que el delito contra mujeres existe en Guanajuato; señalan que enganchan a jóvenes en las redes sociales

Avatar del

Por: Redacción

Activistas en Guanajuato sugieren que entre los casos de desaparecidos hay también relación con trata de personas./Foto: Cortesía

Activistas en Guanajuato sugieren que entre los casos de desaparecidos hay también relación con trata de personas./Foto: Cortesía

Por Yajaira Gasca

Guanajuato.- Muchos casos de trata de personas en Guanajuato podrían estar escondidos en casos de desaparición, coinciden el comisionado Estatal de Víctimas, Jaime Rochín del Rincón y la activista Marcela Villalobos Andrade.

Y es que mientras los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistemas Nacional de Seguridad Pública reportan solo tres víctimas en 2020 y ninguna en 2021, la entidad acumula dos mil 573 personas desaparecidas según el registro de la Secretaría de Gobernación

Si hay personas líderes incluso, hay madres que conocemos y que están encabezando los movimientos de desaparición que tiene plena convicción personal de que su hija por ejemplo, en un caso que ahorita estoy pensando en concreto, que su hija está siendo víctima de trata”, reconoció el comisionado de Víctimas en el Estado.

Subrayó que algunas madres tienen la convicción y los elementos para considerar que sus familiares, principalmente mujeres están siendo víctimas de este delito en Guanajuato. Detalló que a nivel nacional existen datos de que en su mayoría, las víctimas de trata son niñas y mujeres.

Detalló que hasta la fecha, en la Comisión Estatal de Víctimas no se tiene registro formal de víctimas de trata, pero no descartó que pudieran recibirse, considerando el gran registro de personas desaparecidas que hay en la entidad.

“Lo que tenemos es víctimas de desaparición y de las cuales hay casos muy concretos y puede haber muchas más, donde hay una presunción de trata, incluso de víctimas que están en las búsquedas, por eso también insisten y con toda razón los colectivos en que las búsquedas de personas desaparecidas no deben limitarse a una búsqueda en condiciones de fallecimiento, en fosas y esto que es muy necesario por desgracia y muy triste, la búsqueda en vida es importante”, explicó Rochín del Rincón.

Te puede interesar: Autoridades dejan solas a buscadoras

Las enganchan en redes sociales

Insistió en que son las mujeres en edad joven las más vulnerables a esta situación y alertó que actualmente, el contacto suele darse a través de redes sociales. Las más populares incluso, como Facebook.

“Un tema que sí tenemos muy detectado tiene que ver con internet, con las aplicaciones de ligue o de amistad incluso, las más conocidas, no solo las de ligue directamente, sino en Facebook, en Instagram, en el propio Twitter, pueden las personas estarse haciendo pasar y enredar a las niñas y a los niños sobre todo adolescentes en una red de trata”, detalló.

Identifican tres municipios vulnerables

La activista y acompañante de colectivos de personas desaparecidas, Marcela Villalobos Andrade, aseguró que en la entidad los municipios en los que hay mayores registros de mujeres y niñas desaparecidas son Irapuato, Celaya y Pénjamo, en los cuales se presume podrían estar ocurriendo con más frecuencia este fenómeno.

Detalló que los registros también evidencian que las mujeres desaparecidas están en un rango de 15 a 24 años de edad, lo que hace suponer que las víctimas podrían estar relacionadas con un tema de trata.

Con fines de explotación sexual, esa es una temática que se ha abordado en el ámbito nacional en diversas entidades y Guanajuato no es la excepción, ya sabemos incluso de casos, de redes de trata que además van más allá de lo local”, subrayó.

Familia de Nataly sospecha de trata

Hace algunas semanas fue dado a conocer el caso de Nataly Alejandra Ángel Sáenz, una joven de Colombia que desapareció el 18 de junio, en Celaya. Fue vista por última vez en las inmediaciones de la Central Camionera y el Mercado Hidalgo. 

Su hermano, Héctor Ángel, relató que inicialmente la denuncia relacionada con el caso se inició por la desaparición de la joven de 32 años, sin embargo, la familia encontró evidencias de que podría tratarse de un caso de trata y solicitaron a las autoridades en el estado investigar en ese sentido. 

El 18 de junio tuvimos la última comunicación con ella, nos llama una Colombiana que estaba con ella y que nos dice que no la encontraba, que no sabía nada de ella y que cuando fueron a buscarla las amenazaron y le dijeron que no la buscaran más”, explicó.

Nataly llegó a Guanajuato en enero de 2020 y comenzó a trabajar en el mercado de abastos de Celaya, de manera frecuente se comunicaba a través de videollamadas con su familia. 

Tras la desaparición el hermano comenzó a investigar y encontró que Nataly había sido contactada por una amiga, quien la invitó a trabajar en México como escort. 

“A raíz de ese audio se sugirió que se encaminara la investigación con ese objetivo relacionado con trata de personas, el 23 de ese mismo mes (junio) se recibió la denuncia en el Ministerio Público, pero hasta el momento no vemos avances concretos en la investigación”, detalló Héctor. 

La familia solicitó una reunión con la Fiscalía del Estado para conocer los avances de la investigación, ya considerando la nueva evidencia, la cual se desarrollará el próximo martes.

Nataly Alejandra Ángel Sáenz, joven de Colombia que desapareció el 18 de junio, en Celaya./Especial

Realidad no atendida

La trata de personas en Irapuato ha sido una realidad durante años, problemática que no ha sido atendida de forma correcta por las autoridades federales, así lo consideró el presidente de la Asociación Desarrollo Humano y Sexualidad, Arturo Álvarez Martínez.

Esta asociación ha trabajado con personas dedicadas al sexoservicio, lo que ha permitido que detecten casos de trata, a los cuales han dado seguimiento para apoyar a quienes son víctimas.

Es un problema a ojos vistos, las autoridades saben dónde se trabaja, a dónde llegan las personas que traen a estas muchachas, con engaños, obligándolas, sí existe en Irapuato”, dijo.

Álvarez Martínez indicó que este delito puede darse en Irapuato por su ubicación geográfica y que se ha enterado de otros dos casos, ocurrido previo a la pandemia de COVID-19, pero que las mujeres involucradas fueron llevadas a otra parte y no se les pudo dar mayor atención.

Consideró que las autoridades, de los tres niveles de gobierno, deben visualizar la problemática y atenderla, sin estigmatizar a las víctimas y brindándoles herramientas necesarias para que poco a poco, salgan de esta situación.

“Las engañan, las enganchan, a muchas las están raptando en otros estados y las traen para prostituirlas”, reiteró.

Sin detección

Dentro del Programa de Prevención y Atención al Trabajo Infantil que se desarrolla en la Coordinación de Acciones a Favor de la Infancia del DIF Municipal en Celaya no se han detectado casos de trata de blancas, e incluso niñas, niños y adolescentes que acuden a sus instalaciones, no han manifestado conocer sobre alguna situación de este tipo. 

Este programa se basa en atender a menores de edad que están en calle realizando alguna actividad remunerada; generalmente se les ha detectado acompañados de su padre, madre o tutor.

DIF hasta el momento no realiza investigaciones o indagaciones sobre casos de trata de blancas, ya que no ha sido necesario a falta de sospechas o denuncias, e incluso, como se había mencionado antes, niñas, niños y adolescentes que se han integrado al programa de prevención y atención al trabajo infantil  no han manifestado una situación así. 

Se cuenta con información, sobre el hecho de que niñas, niños y adolescentes generalmente tienen presencia en la calle derivado de su situación económica y deserción escolar. 

De la misma manera, a raíz de la contingencia sanitaria los mejores dejaron de acudir de manera presencial a las aulas, por lo que les resulta atractivo salir a la calle ya que los ciudadanos son generosos, y obtienen buenas ganancias económicas realizando actividades en cruceros o en el centro histórico en una jornada de medio tiempo. 

(Con información de Julieta Ortiz y Mauricio Ortiz)

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?