Testimonio de vida: Jorge Kirchner Subirana

Amigos y familiares de Jorge Kirchner Subirana despiden a un gran hombre padre de familia, empresario pionero y cultivador de amigos
lunes, 24 de abril de 2023 · 11:21

A los 95 años falleció en León Jorge Kirchner Subirana, fundador de la mueblería Atala.

Un hombre todo entrega, que disfrutó al máximo la vida hasta el final, un apasionado del deporte, seguidor fiel del equipo León, y que revolucionó la industria mueblera en la ciudad, con creaciones de diseño especial y alta calidad.

 (Izq.) Roberto (hijo), Jaime (nieto), Jaime (bisnieto), Mateo (bisnieto), Gerardo (hijo), Jaime (hijo) y Jorge Kirchner. Foto: Cortesía.

Jorge Kichner nació el 17 de septiembre de 1928 en la Ciudad de México. Sus padres fueron Celestino Kirchner, originario de la comunidad de Llanes, de Asturias, España y su madre, Carmen Subiana, de la Ciudad de México.

La familia tenía antecedentes alemanes, pues el abuelo paterno de Jorge, Don Federico Kirchner, era oriundo de una comunidad llamada Baden.

En 1952 se casó con Evangelina Sobrado y diez años después decidieron venir a radicar a León, para atender el negocio familiar de mueblería Atala.

Jaime (hijo), Roberto (hijo), Jorge Kirchner, Jaime (bisnieto), Jaime (nieto), Gerardo (nieto), Emilio (bisnieto) y Mateo (bisnieto). Foto: Cortesía.

Jorge y Evangelina procrearon tres hijos: Jorge, quien falleció el 13 de mayo de 1981; Roberto, que es especialista en psicoanálisis y reside en la Ciudad de México, y Jaime, casado con Blanca Plascencia, quien a su vez son padres de tres nietos: Jaime, Alejando y Gerardo. Gozó además del cariño y el amor de sus ocho bisnietos.

Jorge Kichner falleció la madrugada del pasado viernes rodeado de sus seres queridos. Sus familiares y amigos lamentan su fallecimiento, pues fue un ser humano que supo ganarse el cariño y la simpatía de todos.

Jorge Kirchner, Alejandra (nieta), Blanca (nuera), Gerardo (nieto). Foto: Cortesía.

“Las personas que lo conocieron dicen que era un hombre muy caballeroso, respetuoso y con un gran corazón”, dice su hijo Jaime.

Para mí fue un excelente padre de familia; mi amigo del alma, y gran amigo de mis amigos, que gozaba del cariño de sus amigos. Deja una gran huella y un ejemplo a seguir para todos sus descendientes”, añadió Jaime.

Fue una persona que gustaba de reunirse semana a semana con sus amigos del club Campestre; un excelente nadador, aficionado de hueso colorado a la fiesta brava.

Formó parte de un grupo de amigos que los miércoles de cada semana se reunían a desayunar, y también a jugar dominó, entre ellos Salvador “El Mosco” Suárez (qepd), Santiago “Chago” Hernández Ornelas (qepd), Rafael Salinas, Rafael Salinas de la Garza, Paulino Lorea Hernández, Don Lorenzo “El Charro” Roel y Luis Javier Hernández Ramos.

Los miércoles no podían faltar los desayunos con sus amigos del Club Campestre. Foto: Cortesía.

Paulino recuerda que el grupo que conformaron tenía reglas muy precisas de disciplina: jugar dominó; ponerse de acuerdo para elegir el lugar donde ir a cenar, llevar vino tinto, respetar la fecha que le tocaba a cada quien, y ser muy puntual en la hora fijada, que era las 20:30 horas.

Llegué al grupo de amigos por conducto de su nieto, Jaime Kichner Plascencia; entré a un grupo con gran diferencia de edad, pues el más cercano a mi edad era Rafael Salinas de la Garza, y me llevaba 8 años”, recuerda Paulino.

A ese mismo grupo se sumó, allá por 2002 o 2003, Enrique Gómez Orozco, quien tenía una gran amistad con “El Mosco” Suárez, de Muebleria Suárez. El grupo de selectos amigos disfrutaba de las buenas charlas, del buen vino y del dominó, de la buena música, de la literatura.

Paulino recuerda con emotividad a Jorge Kichner, su amigo de mil partidas de dominó.

Era una persona con una lucidez excepcional, en plenas facultades físicas y mentales, nos da ejemplo de educación, prudencia, mesura, caballerosidad y trato muy fino, sin alterar su carácter para ni siquiera alzar la voz, o perder la calma”.

“Gracias a él erradicamos el humo de cigarros y puros, por petición expresa”, subraya Paulino.

Paulino Lorea Hernández y Jorge Kirchner. Foto: Cortesía. 

Los restos mortales de Don Jorge fueron cremados, y las exequias se llevaron a cabo en el hermoso templo de Nuestra Señora del Refugio, en la cima del Cerro Gordo, donde se observa la ciudad de León que tanto amó y donde vivió intensamente junto con su familia.

 

Las 8AM

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am