Opinión

Colapso

Todo se precipitó. Las dudas se disiparon. La 4T se colapsa, no sabe gobernar. Economía, seguridad, salud, educación, se vienen abajo.

Avatar del

Por: Federico Reyes Heroles

Todo se precipitó. Las dudas se disiparon. La 4T se colapsa, no sabe gobernar. Economía, seguridad, salud, educación, se vienen abajo. La velocidad es aterradora. Pero quizá lo más grave es el colapso ético.

La mentira.- Cuando un gobierno es sorprendido mintiendo la legitimidad se desmorona. Comenzaron mintiendo y siguen haciéndolo. No existían los 500 mmdp, pero lo repitieron hasta el cansancio. Mintieron porque no hay la voluntad de transparentar las compras públicas, hoy proliferan las asignaciones directas. Mintieron con los logros efímeros de huachicol. Mintieron con la disminución de la violencia. Mintieron diciendo que no había desabasto. Mintieron con la viabilidad de Dos Bocas y Santa Lucía. Mintieron con las cifras del superávit fiscal y de la producción petrolera. Mintieron con los logros de sus programas sociales. Mintieron inventando casos de corrupción que nunca demostraron, sobre todo en las organizaciones de la sociedad civil. Mintieron burdamente con las cifras de la marcha contra la violencia hacia las mujeres. Mintieron con la designación de la presidenta de la CNDH. La mentira como forma de gobierno los llevó a esta crisis en la peor condición. Hoy es difícil creer las cifras del Covid-19: decenas de casos de “neumonía atípica”, hospitales saturados, epidemiólogos que no saben cuáles son los síntomas. En un mar de mentiras las dudas corroen a la sociedad mexicana. ¿Por qué creerles?

El engaño.- Cuando un gobierno engaña, parte del supuesto de que la población es oligofrénica, tonta, estúpida. Por supuesto no lo es. Engañan con las consultas como forma de decisión, engañan pues son una farsa. Engañan pues no representan nada y lo saben. Pero la farsa se les cayó con el caso de Constellation Brands, ahora el mundo sabe de qué están hechas las consultas, sabe del engaño en la cancelación del NAIM y por ello estará de nuevo en la agenda, porque proviene de una farsa. Engañaron al evadir hechos tratando de imponer la agenda nacional desde la mañanera. Fracasaron. La rifa del avión fue un engaño burdo. Engañaron con las cifras de los migrantes y su condición. Engañaron, o lo intentaron, con la revocación de mandato en año electoral. Engañaron con los permisos del Tren Maya. Engañaron porque las subastas no ayudan en nada a unas finanzas públicas que están contra la pared. Engañaron con su “profundo respeto a la ley”, pues han sido 18 meses de triquiñuelas, entre ellas una reforma al sistema de justicia que se quedó sin autoría, pero que coincidía en las amenazas a las libertades individuales.

El liderazgo se colapsa porque las mentiras y los engaños tienen patas cortas, no llegan lejos. Se colapsa porque incendiaron a una sociedad que está mucho más organizada e informada de lo que imaginaron. Una sociedad que sigue las compras públicas, las licitaciones a modo, las cifras económicas y sociales.

Una sociedad que pregunta y descree de la palabra presidencial, el gran instrumento de mentira y engaño. Ciudadanos que se bajan de los aviones donde viaja el Presidente, que exigen que se tome la temperatura antes de abordar. Se colapsa porque hablar desde La Rumorosa de los daños estéticos de la energía eólica -en plena crisis sanitaria- es patético.

Se colapsa porque esa sociedad hoy, ante las mentiras y engaños, está más alerta que nunca. Se colapsa porque pensaron que las redes sociales eran territorio exclusivo de la 4T, mostrando su desprecio hacia los ciudadanos libres. Las perdieron. Se colapsa porque creían y vendían la idea de que la popularidad del Gran Líder era estable e intocable y hoy cae en picada. Estamos en otro país y no lo entienden. Fueron esperanza, hoy son referente de hipocresía.

El ridículo presidencial a nadie beneficia. Las mentiras y los engaños se toparon muy rápido con un México que hoy los denuncia. Ahora, ante el colapso y debilidad opositora, es la sociedad la que, debe asumir el liderazgo ético con información e ideas.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?