Opinión

Hay que usar los ahorros de SAPAL

En medio de la guerra biológica, el gobernador Diego Sinhue Rodríguez prepara un paquete de ayuda a las empresas y a los ciudadanos.

Avatar del

Por: Enrique Gómez Orozco

En medio de la guerra biológica, el gobernador Diego Sinhue Rodríguez prepara un paquete de ayuda a las empresas y a los ciudadanos.

El Estado a diferencia de la Federación tiene poco parque para apoyar. Como mala suerte, un montón de leyes limitan su libertad de acción. De ello tendremos tiempo de conversar más adelante. 

Conforme pasan los días y se aceleran las medidas de contención, vemos un problema tan profundo que no podemos medir con exactitud.

Confieso que en febrero pensaba que el tema sería pasajero y estaba localizado en China. El mundo cambió. Desde la Segunda Guerra Mundial no había una disrupción como esta.

Hace unos días platicaba con Jorge Ramírez, presidente del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de León (SAPAL). Tenía algunas inquietudes sobre la baja en los ingresos de la institución de 2018 a 2019.

Luego vi que anunciaba a los usuarios que no cortaría el agua a quienes no pudieran pagar. Le comenté que era una invitación a que nadie pagara. Me equivoqué. Había que ir más lejos. 

Desde hace varios años SAPAL acumula unos 2 mil millones de pesos en bancos, casi 10 meses de su costo de operación. La justificación del ahorro era que reunían recursos para pagar la parte que les correspondía del Zapotillo.

Los años pasaron y la obra para traer agua a León se convirtió en un sueño enredado por la burocracia, por los desacuerdos entre Jalisco y Guanajuato y además, por autoridades federales irresponsables que nunca atendieron el proyecto. 

Llega la crisis y Miguel Salim, el diputado del PAN, va más allá de lo que ofreció Jorge Ramírez.

Pide, como representante popular, que SAPAL condone el 50% del pago de cuotas a las empresas y los ciudadanos.

El dinero acumulado es de los leoneses y es tiempo de echar mano de donde se pueda. Llegó el día en que, por lo menos durante el encierro o los próximos tres meses, el Sistema de Agua recurra a sus reservas. 

Tres meses sin facturar serían unos 500 millones de pesos que sacarían del banco para apoyar a quienes ayudaron con sus pagos a reunir 2 mil millones. En tiempos normales, la propuesta sería descabellada. ¿Cómo dejar sin ingresos durante un trimestre a SAPAL? Hoy, frente a la crisis que vivimos sería una locura no hacerlo. 

Con tres o cuatro meses de alivio para los ciudadanos y empresas en el pago del agua, el Ayuntamiento estaría mandando un mensaje claro de apoyo a quienes lo eligieron.

Es una medida política en la cual no debe interferir el Consejo de la institución. A fin de cuentas es el Alcalde, los síndicos y regidores quienes tienen la responsabilidad de tomar la decisión. 

Todos caemos en errores de apreciación y de dimensión ante una crisis que jamás hubiéramos imaginado. Conversando con expertos en administración pública llegamos a la conclusión de que no hay nada más importante que la salud y el empleo. 

Serán las 12 semanas más difíciles que hayamos vivido desde que tenemos memoria. Ni las devaluaciones, ni los temblores, ni el levantamiento de Chiapas o el crimen de Colosio tienen la gravedad de una guerra biológica mundial.

¿Prevaleceremos? Claro, somos una especie más testaruda que los cientos de millones de especies de virus que hay sobre la tierra. 

Pero necesitamos el talento de los políticos y economistas para que nos ayuden a enfrentar todas las batallas en armonía, hermandad y paz.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?