El gran reto para León

Podemos hacer como que "la virgen nos  habla";

pero la verdad siempre se desnuda.

Algo inevitable.

sábado, 25 de junio de 2022 · 00:00

En esta gran ciudad, que amamos por nacimiento o adopción, nos topamos, a través de la historia reciente, con un enorme reto: su muy creciente población. No solo eso, además el compromiso de darle un humano acomodo y digno desarrollo.     

Aquí hay grandes asentamientos humanos que contabilizados y evaluados concienzudamente, por organismos responsables, nos dan otra  desnuda verdad: tenemos la mayor cantidad de pobres y si se quiere decir marginados, proporcionalmente, de todo el país.  

¿Qué fue lo que no se hizo o se ejecutó mal, por los gobiernos de ayer y antier, para alcanzar ese nada honroso título?

Los expertos, y mayormente si son contratados por el gobierno, van a presentar conclusiones. Como salida de pie de banco o sea mucho muy absurdas, como decir que la emigración nos rebasó o que el imán de una comunidad tranquila y laboriosa, jaló a miles de gentes para que se asentaran aquí. Si no es que se mencione el temblor del 85.

Eso histórica y sociológicamente es verdad.

No obstante lo anterior, también es cierto que contamos con muy viejos, originarios asentamientos, cuya evolución, para la superación, es un reto.

Frente a esa verdad, que nadie sensatamente puede refutar, lo que ahora importa es saber si las acciones, todas o parte importante de ellas, que emprende o tiene en marcha la actual administración de doña Alejandra, van encaminadas a superar ese rezago.

Los regímenes, de la naturaleza ideológica que sean, han de plantearse metas si es que, claro, la seriedad los alcanzó.

En tal tesitura no es atrevido inquirir, si con los programas que se desarrollan, de diversa índole, que aquí resultaría impertinente mencionar, la pobrería rezagada, que ocupa el número uno de los municipios en México, va a superarse y en qué nivel. 

Si esas metas, desde el seno del Honorable, están planteadas, qué bueno; pero como que resultaría positivo que los ciudadanos de a pie tengamos en dato claro, preciso, tal reto o proyecto. 

Se podrá decir que sacar a la pobrería o a los miserables (cambio el término, que no le agrada al primer Síndico) tiene un precio mucho muy alto. Sí, se entiende porque la justicia social nunca ha sido barata ni cara, simplemente es o no es y entiéndase que darle más al rico que al miserable, en los programas de desarrollo, resulta un agravio para los que menos tienen.

Podrá el Honorable, para ilustrarnos, a mí y a quienes no cuentan con el dato, darnos luces de en qué porcentaje o a qué nivel, al final de este trienio, podrá llegar a superarse León respecto a la miseria o marginación, para dejar de ser la número uno en la República. Lo anterior no puede soslayarse, ya que sin metas no hay gobierno.

Nota marginal Uno: está bien que a los muchachitos y niñas que perdieron a  sus padres en la tragedia de la  planta tratadora en SAPAL, se les otorguen becas. Es justicia. Lo que se debe reprochar es que sea el Ayuntamiento, quien, así parece, realice tal erogación.

¿Tenemos que entender que los millones que SAPAL tiene en bancos no le alcanzan para eso y el Honorable, que encabeza doña Alejandra sale a subsanar esa injusticia? Diría don Quijote: ¡Hasta dónde  hemos llegado, Sancho amigo!

Nota marginal Dos: muchas ciudadanas y ciudadanos suponen que la pobrería, que recibe apoyos oficiales, es la que está con AMLO y su Cuarta T. Se equivocan. 

Este dato es revelador: a propósito de la Revocación de Mandato, en una casilla, corazón de zona en donde habita buena cantidad de pudientes en León, AMLO logró 66 votos, abstención 33, nulos 39.

¿Qué dicen los guarismos respecto a la realidad sociopolítica, que no siempre aflora?


 

 

 

MTOP