El nada

En nada ayuda que tengamos un Gobierno que TIRA el dinero público premiando el no hacer nada, por una parte, y por la otra enterrándolo en OBRAS IMPRODUCTIVAS.
viernes, 5 de agosto de 2022 · 06:00

El cero por sí solo equivale a la nada, a la ausencia, al vacío, y sin embargo, su existencia en sí dice mucho, en matemáticas, por ejemplo, cuando se coloca a la derecha de una cifra se convierte en un multiplicador por DIEZ. A la izquierda, sin embargo, equivale a un divisor por 10. Entonces, el cero es a la vez todo y nada: en el caso de hoy se refiere a la NULIDAD, al cero crecimiento de nuestra economía para el 2023, según el Bank of America.

Al decir BofA que en el 23 México crecerá su PIB un CERO por ciento, se refiere a la inexistencia de pujanza económica y con ella de creación de empleos y riqueza. Como corolario del crecimiento cero se desprende un FRACASO absoluto de las políticas económicas gubernamentales, las que, lejos de impulsar el crecimiento económico, lo han frenado: nuestro Gobierno ha destruido empleos, ha GENERADO POBREZA y además la ha generalizado por todo el País.

A lo anterior equivale el pronóstico para el siguiente año que realiza uno de los bancos más grandes y prestigiados del MUNDO, Bank of America, en su perspectiva anual del desempeño de las economías de los diferentes países del mundo. Esta visión económica global preparada por los economistas más reconocidos les sirve a los administradores del capital -en todo el planeta- para tomar decisiones de inversión.

Precisamente en el texto que acompañan las cifras, augurándonos a los mexicanos un 2023 pa'l perro -económicamente hablando-, señalan como una de las causas de este nulo crecimiento la ausencia de inversión generada por el actual Gobierno, pues ha sembrado desconfianza, INCERTIDUMBRE y zozobra con sus políticas antiempresariales y sus violaciones al T-MEC. Igualmente -decimos nosotros- sus agresiones contra empresarios y empresas (Iberdrola, por mencionar sólo una) y amenazas de expropiación (sin indemnización) a otras que invirtieron en nuestro País para generar energía eléctrica limpia y barata, NO AYUDAN a impulsar en México la inversión productiva y el crecimiento económico.

Y agreguemos algo que se dio justo cuando se elaboraba el reporte: las amenazas del Presidente de QUITARLES EL AGUA a empresas cerveceras y refresqueras de Nuevo León que -¡oh, paradoja!- fueron las semillas que luego dieron fruto a la PUJANZA INDUSTRIAL de ese Estado.

Cuando el reporte de BofA habla de INCERTIDUMBRE no exagera, este Gobierno y quien lo encabeza han convertido en un ritual cotidiano el bulear la actividad empresarial, menospreciando su contribución e importancia para el País, además de usar tácticas de intimidación para someter a los particulares a los caprichos del gobernante. La CERRAZÓN del Gobierno y su resistencia a aceptar sus errores, o a escuchar y atender puntos de vista diferentes a los que sostienen los "machuchones" de la 4T, mandan una señal que espanta a la inversión y al capital de riesgo en nuevos proyectos y fuentes de trabajo.

Por supuesto que el entorno externo tampoco nos favorecerá, se cree que la desaceleración económica en Estados Unidos nos arrastrará y que nuestras exportaciones y recepción de remesas se verán afectadas hacia abajo.

Otras fuentes, como Moody's, la calificadora, piensan que el crecimiento nulo en México se extenderá sólo a los primeros tres trimestres del 2023, lo cual no representa ningún consuelo.

Hace un año, por ejemplo, nadie pensaba que el cierre del 22 se viera afectado por los factores recesivos que hoy se vislumbran en la economía de EU, y por la GUERRA que Rusia le recetó a Ucrania y que ha afectado gravemente la producción en Europa y el suministro de alimentos (granos) en casi todo el mundo, causando el DISPARO en los PRECIOS que hoy impacta la economía hogareña de millones.

La INFLACIÓN es una grave enfermedad, un cáncer, causa distorsiones económicas tremendas y daña el bienestar de la población, pues le pega de manera DOBLE: le resta poder adquisitivo al salario y se convierte en un impuesto escondido que reduce el salario mismo.

En nada ayuda que tengamos un Gobierno que TIRA el dinero público premiando el no hacer nada, por una parte, y por la otra enterrándolo en OBRAS IMPRODUCTIVAS. Esto, ya que fueron planeadas (o ideadas) con basamentos ideológicos y creencias falaces, no en estudios económicos estrictos y bien fundamentados.

Dirán algunos: ¡menos mal que el augurio es cero, bien podría ser "MENOS DOS"!