Buscar

Intentos para construir una biografía sobre Jorge Ibargüengoitia

El texto trata de una forma muy especial, mediante un largo trabajo de investigación y recopilación, reconstruir la vida y obra de Jorge Ibargüengoitia Antillón desde su nacimiento hasta el trágico accidente donde perdió la vida

Escrito en Opinión el
Intentos para construir una biografía sobre Jorge Ibargüengoitia

Llegó a mis manos, hasta la tercera edición, el texto denominado “En primera persona. Cronología ilustrada de Jorge Ibargüengoitia”, autoría de Horacio Muñoz Alarcón. Anteriormente se había editado en dos ocasiones, siendo la primera en el año de 2008 por el Municipio de Guanajuato y las siguientes dos ediciones fueron a instancias del Senado de la República y de la H. Cámara de Diputados; en ambos casos, deduzco, impulsadas por el legislador guanajuatense Francisco Arroyo Vieyra. Pero comentemos la obra.

El texto trata de una forma muy especial, mediante un largo trabajo de investigación y recopilación, reconstruir la vida y obra de Jorge Ibargüengoitia Antillón desde su nacimiento hasta el trágico accidente donde perdió la vida, basándose en las citas que hizo tanto en artículos, relatos y otros trabajos, en diversos escritos que rigurosamente muestran su fecha y fuente.

Al ir describiendo partes de su vida contiene ilustraciones de fotografías originales del propio escritor, de su familia, de sus padres, de algunos amigos en diferentes lugares, como la ciudad, su casa de campo, portadas de sus obras, en poses de lectura, descansando, fumando con cigarro en los labios, caricaturas y algunas otras fotografías de personajes relacionados con su trayectoria y su vida en general, pero sobre todo de portadas de sus libros, tales como: Los pasos de López, Dos crímenes,  Las Muertas, Viajes en la América ignota, Sálvese quien pueda, Estas ruinas que ves, Maten al león, Los relámpagos de agosto, El atentado, así como sus primeras obras de teatro y algunas tiras publicitarias sobre sus participaciones en el canal de televisión número 13, entonces gubernamental.

“1928.- Nací en 1928 en Guanajuato, una ciudad de provincia que era entonces casi un fantasma. Mi padre y mi madre duraron 20 años de novios y dos de casados. Cuando mi padre murió yo tenía 8 meses y no lo recuerdo. Por las fotos deduzco que de él heredé las ojeras”. Esto lo recordó en un escrito que denominó “Instrucciones para vivir en México”, publicado en la revista Vuelta en marzo de 1985. Así que los amables lectores se darán cuenta de que inicia el texto formando un rompecabezas cronológico con dos fechas, la de referencia que se toma para ir conociendo su vida y haciendo la ilación de la misma, y la de cuándo y dónde escribió ese pasaje.

Ahora bien, recordemos que de sus obras que podríamos calificar como más exitosas tomando como referencia que hubieran sido de tal trascendencia que hasta fueron llevadas a la cinematografía, podríamos mencionar, en mi opinión, en primer lugar, Dos crímenes, la cual fue filmada en tres versiones distintas, pero la versión dirigida por el cineasta Roberto Sneider con los actores Damián Alcázar y José Carlos Ruiz lograron que fuera multipremiada; también podemos incluir Las muertas, sobre la vida de “Las Poquianchis”, un episodio criminal muy conocido de tres hermanas que regenteaban burdeles en varias zonas de la región del Bajío.

Otra más fue la de Maten al león; pero sin duda la que más causó furor y fue un éxito entre los guanajuatenses ha sido Estas ruinas que ves, por la excelente adaptación cinematográfica de la novela, así como también por el grupo de actores que conjuntó el director Julián Pastor en 1979. No pudo evitarse que tanto los lectores como quienes tuvieron la oportunidad de ver el filme, en una asociación de ideas muy natural en estos casos, relacionaron a los personajes ficticios de Ibargüengoitia con los personajes reales que había en aquella actualidad en la ciudad de Guanajuato, lo cual dio lugar a comentarios suspicaces que afectaron la vida cotidiana y cierto repudio al escritor. 

Esta circunstancia la plasma genialmente el brillante periodista y escritor José Argueta Acevedo en su crónica publicada en la revista “Milenio semanal” en octubre de 1999, donde explica que fue voluntad de la pintora Joy Laville, esposa del fallecido escritor, traer y depositar los restos del artista guanajuatense en su tierra. Donde en el acto oficial de depósito de las cenizas en el Parque Antillón de la ciudad de Guanajuato, para que los amables lectores se den una idea, ante el entonces presidente municipal Luis Felipe Luna Obregón, no llegaron ni a 30 personas las asistentes al acto; la crónica de Pepe Argueta (QEPD) me parece imperdible por su humor ácido e ironía magistral.

Nota: Mi agradecimiento a Don Alfonso Sánchez López, quien para inaugurar el presente año 2023 me envió 2 libros muy interesantes que prometo leer.

 

MTOP
 

Escrito en Opinión el

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

Opini�n