Buscar

Opinión

El último informe azul

Tocó presentar el informe en tiempos complicados de sequía con incertidumbre sobre la posibilidad de tener agua y en los que la inseguridad sigue igual o peor, con cantidad de policías muertos.

Escrito en Opinión el
El último informe azul

Como cualquier ciudadano que no contaba con invitación, me conecté digitalmente al 6º y último informe de Diego Sinhue, a este ejercicio que los gobernantes hacen para rendir cuentas sobre la confianza depositada en un voto para elegirles. Evento que se hace también para informarnos sobre el estado que guarda la entidad. 

Adelantado por la nueva ley estatal que “corta” el último año de gobierno y por ello se hace tan anticipadamente, pues ya estamos de lleno en el proceso electoral que renovará la gubernatura. Estos ejercicios reflejan el estilo del gobernante y la estrategia de comunicación social. 

Tocó presentara el informe en tiempos complicados de sequía con incertidumbre sobre la posibilidad de tener agua y en los que la inseguridad sigue igual o peor, con cantidad de policías muertos.

Se acabó ya el ciclo de gobierno de Diego en un estado que se ha enfocado a la “mentefactura”, a la productividad, a la generación de empleos, a la educación tecnológica.

Hizo un repaso con visión completamente “azul” de los últimos 30 años en el paso de una economía agrícola y de manufacturas de bajo costo, a la industria de alto contenido tecnológico con intensa atracción de inversiones que nos ubica como la 5ª. Economía nacional (nuestro Producto Interno Bruto (PIB) superó los 64,900 millones de dólares en el 2022 con una contribución de 4.7% de la economía nacional).

Ahora seleccionó la Velaria, el espacio que abarrotaron los públicos en la Feria y que, según se veía en la transmisión por Facebook, estuvo llena de invitados. Según me dijeron, fue menos tortuoso el acceso que el año pasado en el Parque Bicentenario, -aunque estos eventos siempre tienen problemas enormes-, para estacionamientos que alberguen a tantos vehículos de lujo y camionetas blindadas. 

Las enormes pantallas con apoyos audiovisuales daban cuentas de un bien montado trabajo audiovisual. Resaltó que Diego se concentró en mostrar que Guanajuato tiene una economía pujante y el mejor sistema de salud del País, y que los jóvenes tienen enormes oportunidades a través del estudio “aspiracionista”. 

Al igual que los años pasados, expuso con éxito, los logros en esta estrategia de desarrollo industrial que es la “mentefactura”, presentado con apoyo de historias de éxito, testimonios de personas reales.

Destacó la llegada en un vehículo eléctrico hecho en Guanajuato y las historias de emprendedores que nos llevaron al mundo ideal que quisiéramos para las mayorías. Todo, en esta estrategia de impacto, pues los informes han ido cambiando en nuestro País para que sean las personas, quienes, como evidencia de resultados, expongan los conceptos y no solo los gobernantes. 

Cierto que no hubo enfoque a la enorme pobreza de las mayorías (aunque mencionó la velocidad con la que de acuerdo a CONEVAL muchos salieron de pobreza extrema) ni al terrible desafío del agua. Aunque se presentó la estrategia de promoción que tiene el programa Planet Youth, nada sobre el trabajo real junto a los jóvenes que escapan del horror de las drogas y de los cárteles. Pero en cuanto al agua y a la sustentabilidad, lamentablemente poco. 

Menciones a los reconocimientos recibidos por el buen gobierno en cuestiones como transparencia y ejercicio presupuestal, así como a la inversión en la fuerza de la seguridad pública al invertir cientos de millones en más elementos bien capacitados y equipados.

Hice el ejercicio de ver el informe de Diego, pero rodeado de jóvenes que están en vulnerabilidad, a quienes casi nadie atiende y pedirles su opinión. Quise escuchar las impresiones de quienes están en conflicto con la ley, de los huérfanos, de quienes escapan de las drogas, de quienes se esconden a la muerte de los cárteles, sin poner mis prejuicios. El ejercicio era que anotaran tres aspectos que les gustaran y tres que no les gustaran.

 Aquí, donde no hay historias de éxito siempre ni educación privada, dijeron ellos que era un informe bien chido por las luces pero que les decía poco o nada para sus vidas. Aquí donde hay luchas anónimas, desde el reverso de la historia y donde no hay luces, sino claroscuros, es donde es más difícil ver el éxito de los emprendedores. 

Me gustó, en resumen, que Diego expusiera todo lo que hemos podido hacer con nuestras propias manos, con nuestros propios recursos, sin tener por 5 años, inversión federal de nuestros impuestos. Todo, en su último informe, rodeado de emprendedores y triunfadores.   

Escrito en Opinión el

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

Opini�n