Buscar

Opinión

Biden presionó

Justin Trudeau, aseguró que Joe Biden lo presionó para imponer el requisito del visado para mexicanos, porque los republicanos, y en especial su rival Donald Trump, lo traen finto con los temas migratorios.

Escrito en Opinión el
Biden presionó

La novedad con la que salió Canadá, nuestro "socio" del T-MEC, de que desde ya los mexicanos necesitamos visa para entrar a su país no fue idea del soltero más codiciado del momento, Justin Trudeau. No, lo que pasó es que el Tío Joe Biden lo presionó para imponer el requisito porque los republicanos, y en especial su rival color "Tang" Donald Trump, lo traen finto con los temas migratorios.

Esto lo debe saber el Tlatoani Tabasqueño, de manera que al reclamarle a Trudeau falla el tiro, pues éste realmente ni quería. (Recordemos que ese requisito existió antes, y Trudeau lo canceló).

Según el argumento para justificar tal medida, indocumentados usaban la frontera norte para ingresar ilegalmente a Estados Unidos desde Canadá. O sea, se les colaban -según ellos- por la retaguardia, mucho más porosa que las zonas fronterizas con México que visitaron ayer Biden y Trump.

En encuestas recientes -y asumiendo que el hombre "de color" llegue a estar en la boleta y no en la cárcel-, en las elecciones de noviembre del 2024 Trump vencería a Biden, quien acusa ya asomos de senilidad que generan mofa y burlas entre el respetable norteamericano.

Los republicanos han golpeado fuerte a la Administración Biden con los problemas migratorios y la presión al recién divorciado Trudeau es su forma de argumentar que ÉL (Biden) lucha por asegurar las fronteras norteamericanas. Pero, obviamente, complica con trámites y un cargo de cien dólares a un mexicano -sin visa norteamericana vigente- obtener permiso para ir a turistear o hacer negocios en Canadá.

Y es que en este año electoral el hombre naranja está poniendo las cosas color de hormiga, adueñado del irreconocible Partido Republicano, radicalizado en un ambiente político enrarecido por la guerra de desinformación que se libra en el ciberespacio.

La cosa se pondrá más interesante con potencial de complicaciones con el amago que recién realizó el Mesías Macuspeño tanto a Trudeau como a Biden. Éste en el sentido de que por diferencias con ellos por los temas migratorios y el rollo del acero falsificado (que traen de China y luego mandan a EU como si fuera fabricado en México burlando la prohibición -o embargo comercial- norteamericano al país asiático) igual decide ausentarse de la Cumbre de Líderes de las Américas.

¡Qué preocupación! Imaginen otra Cumbre sin la augusta presencia del "líder moral" de la Cuarta Terminación... ¡desde hoy nadie podrá dormir ni en Washington ni en Ottawa!

Existe el pequeño detalle, quién sabe si lo hayan considerado o si se les escapa por la niebla rojiza que afecta su vista (con o sin el "tutupiche"), que si no se reúne en persona con Trudeau y Biden, menos podrá el Tlatoani arreglar las diferencias con los "socios". Estas broncas no sólo afectan las relaciones, sino que acarrean consecuencias económicas.

Da la impresión de que este señor, el hermano de Pío, está acostumbrado a repartir leña, pero no a que le respondan. Tira jabs, pero le faltan los pies de Mohamed Alí para flotar como mariposa y evitar los ganchos al hígado con los que le responden, es decir, la consecuencia de sus actos, de las decisiones que toma -y ha tomado- como Presidente. Estas "decisiones" en realidad son ocurrencias que implementa sin medir consecuencias, por ello se la pasa de una bronca a otra, todas de su propensión a grillar y su disgusto por gobernar.

Ha dicho este señor que quien lo sucederá "es mucho mejor" que él, haciendo a un lado que la falsa modestia no le queda, porque con su creación, su candidata y -para él- segura sucesora sí lo distingue una diferencia, tan sólo por el historial de ésta.

Ante el hombre naranja (Trump) y ante el ruco de las gafas de sol Ray-Ban (Biden) a comparación del tabasqueño, la delfina se mira de un tono rojo carmesí mucho más subido. Tono que, sin ofensa para nadie, no les agrada a ambos vecinos al norte del Bravo, por lo que los baches en las relaciones tripartitas prometen empeorar, de ocurrir lo que el tabasqueño pronostica.

Escrito en Opinión el

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

Opini�n