Buscar

Perspectiva

Un atajo hacia el futuro (después de 46 años)

La democracia es difícil. Por eso no debemos convertirnos en víctimas de lo que nos sucede frente al populismo, al autoritarismo, de cara a la pérdida de libertades producto de la violencia y la inseguridad.

Escrito en Opinión el
Un atajo hacia el futuro  (después de 46 años)

Cuando enfrentamos una situación difícil, cuando parece que no hay salida para salvar los grandes obstáculos políticos, sociales y hasta personales, hay que buscar un consejo sabio para serenarnos.

M. Scott Peck, un psiquiatra norteamericano que escribió un libro llamado “El camino menos transitado”, comienza desde el primer párrafo:

“La vida es difícil.

“Esta es una gran verdad, una de las más grandes.

“Es una gran verdad porque, una vez que la comprendemos realmente, la trascendemos”.(1)

Si suplimos el sustantivo vida por el de democracia, caemos en la misma cuenta. La democracia es difícil. Por eso no debemos convertirnos en víctimas de lo que nos sucede frente al populismo, al autoritarismo, de cara a la pérdida de libertades producto de la violencia y la inseguridad.

El psiquiatra Peck tuvo un gran éxito y vendió millones de libros por todo el mundo, orientando a los lectores hacia una filosofía del amor, la serenidad y la plenitud. Sin duda, esa introducción a su libro cambió de inmediato la actitud de los lectores, a quienes sugiere: no vengas a llorar aquí, no te hagas la víctima de tus circunstancias, trasciende las dificultades.

Pero, ¿qué tienen que ver estas cualidades humanas personales con la complejidad que vive el país? Todo. Solo con un gran amor a México, a la patria, podemos movilizarnos como lo hicimos con la Marea Rosa; solo con la serenidad de saber que tarde o temprano rescataremos la democracia con sus bondades, tendremos la claridad de mente para seguir adelante a toda costa.

Porque el pueblo de México es más grande que sus últimos gobiernos, porque, unidos, jamás permitiremos que nos arrebaten los años de lucha para llegar a la libertad democrática. En apenas 6 años transitamos de la euforia populista a la realidad. Al menos la mitad de los ciudadanos lo comprenden. Son fuerzas indispensables para construir el futuro.

Saber que llegaremos a estadios superiores de desarrollo, justicia, equidad y prosperidad significa tener una fe racional en nosotros mismos. No es una fe ciega ni dogmática, no es una alucinación ni creer en hadas.

Hace 46 años, cuando AM salió a la luz pública, los problemas eran otros. Sorteamos 3 crisis económicas, un mercado que parecía imposible de conquistar, con competidores fuertes y bien asentados en la región. Nunca imaginamos que iba a ser tan difícil superar los retos. Aquí estamos, otra vez, en un mundo nuevo, lleno de oportunidades y dificultades.

Nuestra circunstancia es el cambio perpetuo, uno que debemos acoger y no esquivar. La innovación viene revolucionada con la Inteligencia Artificial, una que aún no podemos ver en su justa dimensión por su potencia y alcance.

México va atrasado, muy lejos de ser líderes en educación, investigación científica, salud, desarrollo político y social, como lo hay en los países nórdicos, Uruguay, Costa Rica y países asiáticos como Japón, Corea del Sur y Singapur. Por fortuna nos queda un bono demográfico de jóvenes que no se conformarán con recibir órdenes y lineamientos rígidos como sucede en Cuba, Nicaragua y Venezuela.

En pocos días sabremos si el triunfo de la sociedad civil nos dará un atajo hacia el futuro. De continuar el populismo y el gobierno de una izquierda corrupta y ciega ante la realidad, el trayecto será más largo, pero el destino igual: la democracia plena.

La vida es difícil, la democracia es difícil, la prosperidad solo se logra con trabajo, tenacidad y la realización plena de las capacidades de cada ciudadano. 

 

**Construir un INE confiable fue muy difícil: votar no lo es**

Scott Peck. El camino menos transitado - Hacia el amor, la serenidad y la plenitud. Editorial Vergara

Escrito en Opinión el

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

Opini�n