70 años de cooperativismo

Esta semana, Caja Popular Mexicana celebra los 70 años del movimiento cooperativo en México, esa filosofía de vida y acción que anuncia un mundo nuevo, más solidario.

Avatar del

Por: José Luis Palacios Blanco

Esta semana, Caja Popular Mexicana celebra los 70 años del movimiento cooperativo en México, esa filosofía de vida y acción que anuncia un mundo nuevo, más solidario. El cooperativista es una acción solidaria, compromiso recíproco, ayuda mutua, entre los seres humanos para que en conjunto puedan alcanzar objetivos comunes que beneficien a todos los miembros. Las cooperativas son organizaciones centradas en las personas, que pertenecen por partes iguales a sus miembros, quienes las dirigen para dar respuesta a las necesidades de carácter económico, social y cultural comunes. Esto es, las cooperativas unen a las personas de manera democrática e igualitaria.

Conocí del cooperativismo desde muy joven y supe que las cooperativas se basan en los valores de ayuda mutua,responsabilidad, democracia, igualdad, equidad y solidaridad. Siguiendo la tradición de sus fundadores, claramente personas progresistas, sus miembros creen en los valores éticos de honestidad, transparencia, responsabilidad social y preocupación por los demás. Por eso, es común encontrar declaraciones de principios, como la adhesión abierta y voluntaria; el control democrático de los socios o miembros; la participación económica de los socios o miembros; la autonomía e independencia; la educación, entrenamiento e información; la cooperación entre cooperativas y el compromiso con la comunidad.

En México, desde Lázaro Cárdenas nacieron proyectos cooperativistas para pescadores, productores del campo,obreros, solicitantes de vivienda, entre otros, pero que, con el paso del tiempo, se fueron debilitando y paulatinamente, desapareciendo. Como muchos,participé en comunidades marginadas en la organización de cooperativas, ya deconstrucción en los suburbios de Guadalajara, que, de construcción en Tlaxcala,que en fabricación de tabiques en Tlalpan. Todo, buscando armar organizaciones solidarias que permitieran anunciar un mundo más fraterno, pues las cooperativas tienen como fundamento que todos los socios participan igualitariamente; un socio es un voto. En México lamentablemente, existe una regulación muy rígida para las cooperativas. Tanto, que, en el caso de las cooperativas de ahorro y crédito, no es posible otorgar créditos a cooperativas, sino solo a cooperativistas en forma individual, lo que la limita para ser los mayores promotores del desarrollo económico.

El mejor ejemplo de cómo una cooperativa puede ser exitosa, es Caja Popular Mexicana, que está por alcanzar la cifra histórica de 3 millones de socios que la integran, y que han logrado concretar sus proyectos de vida basados en el ahorro y el crédito solidario,absolutamente distinto al esquema lucrativo y abusivo de los bancos privados.Organización leonesa igual que Acremex (de lamentable fin) y cuya confianza ha fortalecido más su solidez empresarial, pues CPM es una cooperativa de ahorro y préstamo que es líder en todo el País en esta posibilidad de ahorrar no para el banco, sino para ellos mismos, los socios.

Ha sido un gusto dar capacitaciones a los colaboradores de CPM y participar en las revistas que se dirigen a los socios de la Caja y constatar con el paso de los años, su crecimiento y solidez financiera. En la celebración de los 70 años de CPM fui invitado al panel de reflexión sobre el movimiento cooperativo en México. Recorrimos la apertura vertiginosa en los años de las guerras mundiales, donde la economía solidaria apenas se gestaba y de cómo en México la iglesia católica progresista fue encontrando en las cooperativas un modelo colaborativo, ya en la construcción,ya en la producción, ya en el consumo y desde luego en el ahorro y crédito.

A futuro, los conceptos de economía social, economía solidaria y economía circular se acercan más al cooperativismo y son aceptados por las clases medias y populares, encontrando que el cooperativismo tiene una filosofía de vida distinta a lo que vivimos,que debería ser enseñada en las universidades a los jóvenes. Considero que hay áreas enormes de crecimiento para este sistema colaborativo de vivir la vida,pues podrían funcionar en el futuro, cooperativas gerontológicas, de gestión de la salud, de producción de energías limpias, entre otras. De seguir creciendo el cooperativismo en México, todos ganaríamos, pues los grandes corporativos bancarios extranjeros obtienen ganancias con el circulante del País, cuando podría quedarse aquí y generar bienestar, como lo hace Caja Popular Mexicana.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?