A ciegas es complicado

Transformar el acceso al diagnóstico fue la conclusión del Dr. Kenneth A. Flemming y los integrantes de la Comisión Lancet sobre diagnóstico publicado en la prestigiosa revista Lancet en línea hace 3 días. 

Avatar del

Por: Dr. Éctor Jaime Ramírez Barba

Transformar el acceso al diagnóstico fue la conclusión del Dr. Kenneth A. Flemming y los integrantes de la Comisión Lancet sobre diagnóstico publicado en la prestigiosa revista Lancet en línea hace 3 días. 

Los mensajes clave que emitieron después de estudiar con la hipótesis de que ir a ciegas es complicado son contundentes estimados lectores: El 47 % de la población mundial tiene poco o ningún acceso al diagnóstico, paso fundamental para una atención médica de calidad. Esta noción es poco reconocida, lo que lleva a una financiación insuficiente y a recursos inadecuados a todos los niveles. Ya vivimos la experiencia en México al no realizar el número de pruebas para detectar el SARS-CoV-2 e ir a ciegas manejando la pandemia de COVID-19 con resultados desastrosos en términos de pérdida de vidas humanas y desastre económico a nivel personal, familiar y nacional.

Determinaron que el nivel de atención primaria de salud es el diagnóstico llamado de última milla y afecta particularmente a las comunidades pobres, rurales y marginadas de todo el mundo; un acceso adecuado es esencial para la equidad y la justicia social, por ello debemos fortalecerlo.

¿Demasiados anuncios?

Disminuir publicidad

La pandemia de COVID-19 ha enfatizado el papel crucial del diagnóstico en la atención médica y que sin acceso a diagnósticos, la entrega de cobertura sanitaria universal, la mitigación de la resistencia a los antimicrobianos y la preparación para pandemias no se pueden lograr. Las innovaciones de los últimos 15 años en muchas áreas (por ejemplo, en financiación, tecnología y fuerza laboral) pueden reducir la brecha diagnóstica, mejorar el acceso y democratizar el diagnóstico para empoderar a los pacientes.

Exponen en su artículo que como ejemplo del impacto potencial, se podrían evitar anualmente 1·1 millones de muertes prematuras en países de ingresos bajos y medianos ingresos reduciendo la brecha de diagnóstico para seis afecciones prioritarias: diabetes, hipertensión, VIH y tuberculosis en la población en general, e infección por el virus de la hepatitis B y sífilis para las mujeres embarazadas.

Enfatizan que el argumento económico para dicha inversión es sólido. La mediana de beneficios-costos supera una de cada cinco de las seis condiciones prioritarias en los países de ingresos medianos, y supera una para cuatro de las seis condiciones prioritarias en los países de bajos ingresos.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?

Te podría interesar