Actualizando el Programa de Gobierno al 2024

Soy de los que trata de comprender y luego traducir, lo que los gobiernos y gobernantes hacen. 

Avatar del

Por: José Luis Palacios Blanco

Soy de los que trata de comprender y luego traducir, lo que los gobiernos y gobernantes hacen. Así como las plataformas de “transparencia gubernamental” depositan información que todos los ciudadanos deberíamos conocer, algunos medios de comunicación, periodistas y editorialistas, intentamos “bajar” conceptos que “las mujeres y los hombres del poder” hablan, pero que pocas veces son asimilados por la ciudadanía, por el pueblo.

En sus hablares, repiten palabras que tienen en su vocabulario, como: “tema”, “agenda”, “recurso” y frases como “en ese sentido”, “vocación de servicio”, “mi particular”, que se refieren a ese mundo que les rodea y que generalmente, les hace olvidar lo que sucede aquí en las calles, en la dinámica diaria del sobrevivir de las mayorías. Entre esa terminología compleja que ellas y ellos hablan, están las “políticas públicas”, los “planes estatales de desarrollo”, los “presupuestos”, las “acciones”, “los programas de gobierno” y un largo listado de conceptos complejos.

Me referiré a uno de ellos: “programa de gobierno”. La ley estatal establece que el gobierno debe “actualizar” el programa del gobierno estatal para la segunda parte del sexenio. Y se refiere al documento que plasma los diagnósticos y los proyectos que el gobernante ejecutará. Actualizar estos documentos es algo lógico porque el entorno cambia y la pandemia COVID 19 nos trajo, además, una nueva realidad que supone retos que no estaban considerados en el programa 2018 planteado antes del coronavirus y todas las secuelas en el cierre de la economía, en la reducción presupuestal y los cambios en los lineamientos presupuestales del gobierno federal.

Quizá uno de los mayores retos de los programas de gobierno es traducir en métricas, indicadores, números, las metas de una sociedad, en aquello que es generalmente aceptado, para saber si se logran o no.

Con el paulatino interés ciudadano de los últimos años en todo el País por querer participar en el diseño del futuro a través de mecanismos antes no vistos y el uso masivo de las redes sociales, actualizar el programa de gobierno es un desafío enorme. En Guanajuato es el Iplaneg, Instituto Estatal de Planeación, el que tuvo este encargo para consultar a los ciudadanos y de esta manera, recabar problemáticas, desafíos y propuestas para ser incluidas en esta actualización.

Fui invitado a la presentación de este documento actualizado. Vi un diagnóstico claro de la situación del estado, aunque en mi opinión, faltó reconocer el incremento de pobres debido a la pandemia, pero se resaltaron los resultados de la baja letalidad del coronavirus gracias a que tenemos el mejor sistema estatal de salud del País. Se subrayaron las fortalezas que tiene el estado como la de contar con cadenas productivas que están en franca recuperación y el desafío de industrias como la de los eventos masivos y la del turismo.

El énfasis claramente fue la reactivación económica, como la estrategia para crear empleos y atender las desigualdades sociales, junto con el uso de las fuerzas estatales de seguridad para el control de la delincuencia, por lo que los testimonios de vida de emprendedores guanajuatenses fue el complemento para animar a la ciudadanía a meternos a la reactivación económica a través del consumo y de la inversión.

Quizá uno de los mayores retos de los programas de gobierno y de los planes estatales de desarrollo en general, es traducir en métricas, indicadores, números, las metas de una sociedad, en aquello que es generalmente aceptado, para saber si se logran o no. Por ejemplo. Pasar de “mejorar el ambiente” a “subir de 5 a 10 la relación de árboles por 1,000 habitantes”. O dejar la narrativa de “mejorar la competitividad de las empresas” a “incrementar en un 10% las exportaciones guanajuatenses”.

Digamos que la actualización del Programa de Gobierno podría ser, en resumen: cómo vamos saliendo de la pandemia con la reactivación económica y nos preparamos para regresar a la “nueva normalidad, incluido el regreso a clases y a la nueva cultura de prevención de la salud. La actualización es un buen documento para trabajar en la reactivación y que tuvo la participación de miles de personas a través de foros. Una estampa muy padre que lograron al final en el evento de presentación, fue que se presentó un cuadro en escena de ciudadanos guanajuatenses que representan la actividad económica y social, gritando la seguridad de que Guanajuato es grande y saldremos de la enorme crisis de la pandemia.

* Consejero local del INE

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?