¡Ah, caray!

¡AH, CARAY! ¿A poco las instituciones del Gobierno federal consideran que tienen opositores?

Avatar del

Por: F. Bartolomé

¡AH, CARAY! ¿A poco las instituciones del Gobierno federal consideran que tienen opositores? La pregunta viene al caso porque, tiro por viaje, tanto en comunicados como en cuentas oficiales de redes sociales, las dependencias adoptan un discurso no de Estado sino más bien partidista.

AHÍ ESTÁN, por ejemplo, los mensajes de la CFE en Twitter en los que se lanza contra "los opositores", a los que acusa "que cuando conviene a sus intereses, se vuelven ambientalistas". La empresa que dirige Manuel Bartlett podrá decir que sólo está repitiendo las palabras presidenciales... y ese es precisamente el problema.

HAN PASADO más de dos años desde que Andrés Manuel López Obrador asumió el cargo, pero sigue sin asumir que es el Presidente de todos los mexicanos, no sólo de sus simpatizantes. De ahí que cuando el mandatario habla de sus "adversarios" está confirmando que su misión y su visión es electoral, no de estadista. Como bien dijo el académico Jacobo Dayán, los regímenes autoritarios terminan confundiendo gobierno con partido.

EN MEDIO de todas las ocurrencias legislativas, en el Senado está en espera de ser aprobada una iniciativa muy inquietante: la reforma a la ley orgánica de la FGR, impulsada por el propio fiscal Alejandro Gertz Manero.

TANTO juristas como académicos, así como funcionarios y víctimas de la delincuencia advierten que esa reforma sería, en realidad, una regresión. Por ejemplo, le permitiría a la FGR desentenderse de los miles de casos de personas desaparecidas en el país. Vaya, hasta el subsecretario Alejandro Encinas ya levantó la voz en contra de la iniciativa. Y en sentido similar se han manifestado organismos de derechos humanos, incluida la CIDH.

POR UNO y otro lado, se le ha pedido a los senadores que se instale un Parlamento Abierto para discutir la "Ley Gertz", sin embargo hasta ahora Ricardo Monreal no parece muy dispuesto a abrirle la puerta a la sociedad en la discusión. Para como pintan las cosas, el movimiento de la sociedad civil "Por una Fiscalía que sirva" tendrá que transformarse en "Por una Fiscalía que no se lave las manos".

SOBRE la caída de la economía, él tiene otros datos. Sobre la corrupción galopante, él tiene otros datos. Sobre la inseguridad creciente, él tiene otros datos. Y sobre las irregularidades en la cuenta pública, él tiene otros datos. Lo único que no ha dicho es si esos otros datos los tiene aquí... o en un universo paralelo.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?