¡Ah, las vueltas que da la vida!

¡Ah, las vueltas que da la vida! En octubre de 2017, Santiago Nieto fue destituido por haberse atrevido desde la Fepade a investigar la trama de corrupción de Odebrecht. Fue Emilio Lozoya quien pidió su cabeza.

Avatar del

Por: F. Bartolomé

¡Ah, las vueltas que da la vida! En octubre de 2017, Santiago Nieto fue destituido por haberse atrevido desde la Fepade a investigar la trama de corrupción de Odebrecht. Fue Emilio Lozoya quien pidió su cabeza.

No sólo lo despidieron, sino que también le abrieron carpetas de investigación en la entonces PGR y, de paso, le cerraron todas las puertas laborales en el sector público y en el privado.

Curiosamente, ahora, cuatro años después, tanto Emilio Lozoya como Santiago Nieto fueron noticia firmando papeles. Nomás que el ex director de Pemex firmó su acta de ingreso al Reclusorio Norte y el titular de la UIF firmó su acta de matrimonio con la consejera electoral Carla Humphrey.

La boda se llevó a cabo en Guatemala por dos razones: la primera, según dijeron sus cercanos, por motivos de seguridad, pues el funcionario desde hace tiempo está en la mira del crimen organizado. Y la segunda, porque fue precisamente en la ciudad de Antigua donde murió su madre. La asistencia al enlace fue de todos los colores políticos, pues lo mismo acudieron morenistas que panistas, como el gobernador queretano Mauricio Kuri. ¡Ah, el amor no sabe de partidos!


 

En las bodas nunca falta el compadre borracho que toma el micrófono, la tía que se quiere llevar el centro de mesa... o la secretaria de Turismo que arma un escándalo. El caso de Paola Félix Díaz resulta especialmente bochornoso para Claudia Sheinbaum porque exhibe que los funcionarios de la 4T son iguales a los de antes.

Y es que nomás no hay manera de que Félix Díaz pueda justificar haber viajado en un jet particular, dejando en tierra todo el rollo de la austeridad que pregona el régimen. Pero, además, ni siquiera pagó su boleto, sino que aceptó el regalo de parte de un empresario.

Falta aclarar por qué iba con ella el productor teatral Alejandro Gou al que, casuaaalmente, le dio sin licitación el millonario contrato para la realización del Desfile del Día de Muertos. Y de lo que no hay duda alguna es que la hoy ex titular de Turismo se fue de viaje justo en el fin de semana del Gran Premio, que es la piedra angular de la reactivación turística en la Ciudad de México. Así que nadie se sorprenda si hoy ven a Claudia Sheinbaum más caliente que el motor de los Red Bull.

*

Para quienes hoy verán por primera vez una carrera de Fórmula Uno, la cosa está más o menos así: Lewis Hamilton es el favorito, así como Sheinbaum. Y quien se ha convertido en su coco es Max Verstappen, que en este caso sería Marcelo Ebrard. En tanto Ricardo Monreal podría ser lo mismo Valtteri Bottas que Checo Pérez, que está lejos de ganar, pero sin él los otros no serán nada. Y los priístas son como los Ferrari: nomás viven del recuerdo. ¡Arrrancan!

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?