Al presidente

AL PRESIDENTE Andrés Manuel López Obrador hay que reconocerle que es parejo: primero mandó al diablo a las instituciones democráticas y ahora mandó al diablo a la militancia de Morena.

Avatar del

Por: F. Bartolomé

AL PRESIDENTE Andrés Manuel López Obrador hay que reconocerle que es parejo: primero mandó al diablo a las instituciones democráticas y ahora mandó al diablo a la militancia de Morena. Y es que la postulación de la hija de Félix Salgado Macedonio pasa por encima, de muy fea manera, de todas esas mujeres y hombres que construyeron con el tabasqueño, desde cero, ese partido.

¡QUÉ DIFÍCIL debe ser morenista en estos momentos! Porque ¿cómo le van a hacer para aplaudir la imposición de Evelyn Salgado Pineda? Ni modo de decir que es un asunto de género, pues no se trata de una oportunidad para ella, sino de un berrinche para su padre. Tampoco pueden decir que "el pueblo habló", porque las encuestas estuvieron amañadas, al grado de que resultó menos conocida que otra "aspirante" que ni siquiera cumplía con los requisitos legales.

EN LO QUE sí satisface Salgado Pineda los estándares de la 4T es en la falta de experiencia, pues ha sido asesora de un diputado local en Morelos, presidenta del DIF de Acapulco; tiene un curso de Word de 10 horas y otro de Excel de 15 horas. Para AMLO, Morena y Mario Delgado, con eso es suficiente para gobernar el segundo estado más marginado de México, con más del 85% de su población en situación de pobreza y pobreza extrema.

CON ESO de que los desafueros se tramitan en fast track, hay quienes se preguntan para cuándo habrá noticias sobre el caso de Marco Zapotitla, diputado local del PES acusado de delitos sexuales en Morelos. El expediente estalló a fines del año pasado, pero el entonces coordinador Jorge Argüelles operó para que lo mandaran a la congeladora.

EL COLMO es que ahora Argüelles anda de candidato a la alcaldía de Cuernavaca, por la coalición Morena-PES, lo que hace suponer que Zapotitla no tiene naaada de que preocuparse. Habrá que preguntarle a Hugo Eric Flores, el dirigente nacional del partido evangélico, qué tan cristiano es eso de solapar a un presunto delincuente.

CUANDO Miguel Limón Rojas era secretario de Educación con Ernesto Zedillo, decidió esconder los resultados de una evaluación internacional con el inverosímil argumento de que no quería dañar la autoestima de los profesores. Hoy la situación está todavía peor que con los priistas: no hay resultados que esconder... ¡porque no hay evaluación de PISA!

YA SE SABE que lo que no se mide, simple y sencillamente no se puede mejorar. Así que el gobierno de López Obrador está condenando a una generación más a resignarse a recibir una educación mediocre. ¡Cero en visión a futuro!

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?