Al subsecretario de Salud Hugo López-Gatell no le salen ni las cuentas más elementales

Aunque es médico y no matemático, al subsecretario de Salud Hugo López-Gatell no le salen ni las cuentas más elementales, pues dice que el 81% de los adultos en México ya tienen el esquema completo de vacunas contra COVID-19.

Avatar del

Por: F. Bartolomé

Aunque es médico y no matemático, al subsecretario de Salud Hugo López-Gatell no le salen ni las cuentas más elementales, pues dice que el 81% de los adultos en México ya tienen el esquema completo de vacunas contra COVID-19.

Pero los datos de la propia Secretaría señalan que en el país hay 60 millones de personas mayores de 18 años totalmente vacunadas de un universo de 90 millones; es decir, el 67%.

Así las cifras alegres de un Gobierno que "cumple" las metas... ocultando las netas.

Cuentan en la Cámara de Diputados que el legislador del PVEM Luis Alberto Martínez pinta para ser la bisagra en el tema de la contrarreforma eléctrica.

Sus inicios en política fueron en el Edomex, cuando Enrique Peña Nieto era gobernador, y después llegó a Pemex como gerente de Responsabilidad y Desarrollo Social y jefe de oficina de la Dirección General tras la salida de Emilio Lozoya.

Actualmente tiene como suplente a Luis Fernando Castellanos, ex presidente municipal de Tuxtla Gutiérrez, figura cercana al ex Gobernador de Chiapas y hoy senador por el Verde Manuel Velasco y, además, dicen que es amigo del ex consejero jurídico Julio Scherer Ibarra.

Con pasado priísta, presente pevemista y buena relación con un sector de la 4T, el diputado tiene todo para convertirse en un valioso operador de Palacio Nacional e incluso hay quienes dicen que ya funge como tal después de oír cómo defendió en tribuna las supuestas "bondades ambientales" de la iniciativa.


 

Llegó Halloween y en varias dependencias del Gobierno andan emocionados con los disfraces que usarán esta noche.

En el sat, el atuendo de moda es el de vampiro, pues la recién aprobada miscelánea fiscal les permitirá chuparles hasta la sangre a los contribuyentes, mientras en la UIF es el de fantasma para asustar a cualquier ciudadano a la voz de: "cuentas congeladas".

En Pemex y la CFE lo de hoy es el disfraz de la Llorona en honor a esas empresas "quesque" productivas del Estado que andan como almas en pena arrastrando cadenas (productivas) y gritando: "aaayyyy mis pérdidas".

Y en el Ejército dejarán el uniforme verde olivo para usar túnicas de poderosos hechiceros que pueden cambiar de forma y convertirse en lo que sea: constructores que hacen trenes, aeropuertos y bancos; mensajeros que entregan medicinas, libros de texto y juguetes; guardias que patrullan carreteras y controlan puertos y aduanas, y hasta actores que representan pasajes históricos. ¡Abracadabra!

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?